Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad traslada el centro de menores de Arturo Soria a Orcasitas

Los adolescentes se trasladarán a la residencia de mayores San José, y los ancianos serán reubicados en otras instalaciones

Un grupo de adolescentes posa en la puerta del centro escolar madrileño. Ampliar foto
Un grupo de adolescentes posa en la puerta del centro escolar madrileño.

UGT informa en un comunicado que la Comunidad de Madrid va a cerrar el centro de menores ubicado en Arturo Soria desde hace décadas, el Centro de Adaptación Cultural y Social (CACYS) Manzanares. Las instalaciones cuentan con plazas para albergar a 32 adolescentes extranjeros no acompañados, que serán trasladados a la residencia de mayores San José, en Orcasitas, que dejará de ejercer como tal. Los 48 ancianos del centro de mayores se reubicarán en otras residencias. Desde UGT se muestran "totalmente en contra de la medida", que solo supone "el traslado de los problemas de Manzanares de Arturo Soria a Orcasitas". Se expulsa al centro de una "zona noble" y, además repercute en la red de residencias públicas al perderse una.

El sindicato asegura que el cierre de San José "no se ha comunicado ni a la plantilla ni a los representantes sindicales. La Consejería de Asuntos Sociales ha confirmado la noticia, y explica que el traslado se debe a que en las actuales instalaciones no existe la posibilidad de crecimiento que precisa el CACYS.

El comunicado resalta que son chicos complicados, que crean problemas de "conflictividad en la zona" lo que ha provocado en muchas ocasiones quejas de las asociaciones vecinales. "Los profesionales del centro han solicitado repetidamente los recursos adecuados para atenderlos adecuadamente, con seguridad y evitar estos problemas", continúa UGT. Además, la Consejería de Políticas Sociales tiene comprometida con los vecinos de la zona "la salida del CACYS del barrio".

El diputado socialista de la Asamblea de Madrid, José Ángel Chamorro, sostiene que "le parece intolerable, que para solucionar un problema que, sin duda existe, se afecte a una residencia de mayores". Chamorro centra el problema en la saturación que soportan las instalaciones desde su origen y en la falta de medios de los empleados.

La pérdida de una residencia de ancianos le parece "gravísimo", que se suma a las más de 500 que se recortaron en el acuerdo marco. "Provocará un incremento de las listas de espera que ya son considerables, por encima de las 7.000 personas", puntualiza.