Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona expedirá un carnet a ‘sin papeles’ para evitar el CIE

El documento demostrará que los inmigrantes tienen arraigo en la ciudad

El CIE de la Zona Franca.
El CIE de la Zona Franca.

Los inmigrantes en situación irregular vecinos de Barcelona podrán solicitar al Ayuntamiento, a partir de diciembre, el documento de vecindad. Un informe confeccionado por la Administración municipal con el que el equipo de gobierno de BComú pretende demostrar que estos vecinos están integrados en la ciudad. El teniente de alcalde de derechos de la ciudadanía, Jaume Asens, aseguró ayer que este documento “acredita el arraigo de las personas en situación irregular. En caso de que sean detenidos por su situación administrativa, los jueces podrán valorar que nuestros vecinos esperen en libertad la resolución y no dentro del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE)”.

El director de Atención y Acogida de Inmigración del Ayuntamiento de Barcelona, Ramon Sanahuja, recalcó que las 12 oficinas de Atención a la Ciudadanía (OAC) empezarán a aceptar las solicitudes en cuanto se resuelvan las alegaciones presentadas por el PP al decreto que regula el procedimiento de emisión del documento y el Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona lo publique.
“Los informes serán rigurosos y veraces y esperamos los que jueces se fíen de ellos. No es un documento para regularizar a personas. No queremos crear falsas expectativas, el informe puede ayudar, pero no es un seguro contra la expulsión”, remarcó. Los requisitos para que las personas extranjeras puedan solicitar la emisión del documento de vecindad es haber cumplido los 18 años, haber permanecido en España un mínimo de doce meses, llevar empadronado en Barcelona de forma continuada, al menos, los seis meses previos a la solicitud y, por último, estar en situación irregular. La previsión es que la tramitación del informe —que incluye una entrevista con técnicos del Ayuntamiento que comprobarán la veracidad de la información facilitada— dure entre tres y cuatro semanas. Obtenido el documento, tendrá una validez de un año. El director de atención y acogida de inmigración pidió ayer a los diferentes colectivos de extranjeros que “confíen” en el Consistorio. Sanahuja señaló que la información que faciliten los solicitantes, de la misma forma que sucede con la que se confecciona el padrón, “está protegida y no la proporcionamos para los procesos de expulsión”. Además, Sanahuja pidió al resto de municipios, “al menos del Área Metropolitana”, que se sumen a la iniciativa.

Asens destacó que la iniciativa del documento de vecindad se asemeja al Sanctuary city de Estados Unidos, con lo varias ciudades pretenden reducir el temor de los inmigrantes a ser deportados y toman iniciativas contrarias a las políticas de inmigración del gobierno de Donald Trump.
Las críticas a la creación del documento no tardaron en llegar. Alberto Fernández Díaz, líder del PP en Barcelona, denunció: “Colau pretende hacer un DNI para extranjeros irregulares carente de validez jurídica”. Fernández Díaz mantuvo que el documento de vecindad “es un fraude de ley, que pretende regularizar a personas en situación irregular saltándose la normativa de concesión de arraigo del padrón municipal que requiere conocer los medios de vida del inmigrante, su inserción social, los programas de inserción laboral que haya realizado en entidades públicas o privadas, así como la presentación de la acreditación de la vivienda en la que reside, entre otros”.