Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La junta de accionistas del Canal autorizará hoy la venta de las empresas en Lationamérica

El Gobierno regional prevé que la enajenación se materialice entre 2019 y 2021

Fachada de la sede del Canal en Madrid.
Fachada de la sede del Canal en Madrid.

La junta de administración del Canal de Isabel II dará el visto bueno en su reunión de esta tarde al inicio del proceso de venta del negocio en Latinoamérica de la empresa. Las polémicas inversiones comenzaron en la época de Alberto Ruiz-Gallardón con la compra de Inassa y están siendo investigadas por la justicia en el marco de la Operación Lezo. El anterior presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, salió de prisión la semana pasada donde permanecía desde el pasado 21 de abril debido a su supuesta participación en la adquisición fraudulenta de varias mercantiles. El ente público de gestión del agua ha llegado a contar con 24 empresas en América. De ellas, se encuentran en liquidación las 11 cuya actividad no tenía relación con la gestión del ciclo del agua.

En la reunión de esta tarde se tomará la decisión de contratar al asesor financiero del proceso de venta y se facultará al presidente del consejo de administración (Ángel Garrido) y al consejero director general (Rafael Prieto). Estos esperan que la planificación esté finalizada en un plazo de entre 12 y 18 meses. Después, se procederá a la enajenación, que el Canal prevé se lleve a cabo entre 2019 y 2021. Garrido ha asegurado esta mañana en un encuentro con los medios que no se producirá pérdida patrimonial. Excepto una mercantil peruana, todas las empresas de América dan beneficios, que alcanzaron en el ejercicio pasado 40 millones de euros.

El Canal presentará a la junta de accionistas, asimismo, el plan estratégico que abarca 10 medidas hasta 2030 y que en los próximos cinco años supone una inversión de 1.500 millones de euros. Las líneas básicas se centran en dejar atrás las épocas pasadas, centrándose en el negocio madrileño. De esa forma, pretenden reforzar el carácter 100% público de la empresa, potenciar la transparencia, crear un observatorio abierto, además de en retener el talento bajando la tasa de temporalidad de sus empleados, que ahora se encuentra en un 33%. "Lo normal sería que se encontrara entre un 10 y un 15%", ha indicado Rafael Prieto, director del Canal. "Tenemos autorización para completar una tasa de reposición de 200 trabajadores", ha añadido, y esperan obtener el permiso de Hacienda para poder incorporar como fijos a unos 250 empleados.

Garrido ha reconocido el lastre que supone para la empresa el comportamiento de anteriores gestores del Canal (de su mismo partido). "Hemos tenido problemas, a nadie se le ocultan", ha concretado. En todo caso, ha insistido, se están produciendo cambios y hoy en día sería "imposible" que se realizaran adquisiciones de sociedades sin que el consejo de administración tuviera constancia de ello. Una forma de actuar que fue habitual en el Canal, donde las inversiones en América llegaban a oídos del órgano directivo cuando ya estaba la decisión tomada.