Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos investigan la muerte de una anciana y su hijo en Badia del Vallès

Los primeros indicios apuntan a que el hombre murió primero y después la mujer, sin que haya signos de criminalidad

Los Mossos custodian el domicilio donde se han encontrado los dos cuerpos.
Los Mossos custodian el domicilio donde se han encontrado los dos cuerpos.

Los Mossos investigan la muerte de una anciana y de su hijo en su casa, en Badia del Vallès. La policía catalana recibió el aviso pasadas la una y media de la tarde de que había un hedor insoportable en la escalera del número 9 de la calle de Santander. Al llegar, comprobaron que el olor venía del 1º C y entraron por la parte trasera. En el interior, encontraron los dos cadáveres, que llevaban al menos una semana muertos. Los primeros indicios apuntan a que primero murió el hombre y después su madre, que, según diversos vecinos, tenía dificultades para andar.

Montse vivía puerta con puerta con Agustín y su madre. Hacía ya una semana que notaba un olor raro en la escalera. Primero pensó que eran excrementos de perro. O la basura, que alguien no había retirado. Pero como el olor persistía, este lunes empezó a buscar el origen. Cuando se acercó al piso de sus vecinos, vio que el olor era más intenso, así que llamó a la policía. Primero a la policía local, pero como tardaba en llegar, según contó, telefonearon a los Mossos.

Los agentes, junto con los Bomberos, acabaron entrando por una especie de balcón que hay en la parte trasera del 1º C. “El policía salió fatal”, explicó una de las vecinas. Estaba lívido después de encontrar los dos cadáveres en el piso. Los primeros indicios hicieron pensar a los policías que se trataba de dos muertes criminales. Veían restos de sangre en los cuerpos y una escena muy poco usual.

Pero después de que los agentes de la policía científica pasasen varias horas allí, concluyeron que no habían sido muertes criminales, según fuentes policiales. No hubo voluntad de matar a alguna de las dos víctimas. Falta por aclarar si alguno de los dos se suicidó. El caso ya ni siquiera lo lleva el área de investigación de la zona, que se encarga de las muertes criminales.

Las primeras hipótesis apuntan a que el hombre, de más de cincuenta años según sus vecinos, murió primero. Su madre — según algunos, octogenaria; según otros, nonagenaria— falleció después. Eso significaría que probablemente la mujer no pudo valerse por sí misma y sobrevivir a la muerte de su hijo que se hacía cargo de ella. En todo caso, la policía catalana insistió en que aún es pronto para saber con precisión qué ocurrió. Las autopsias serán fundamentales.

Agustín llevaba años haciéndose cargo de su madre, según contaron los vecinos. Solía cuidarla, llevarla al médico, acompañarla a pasear... Nadie en la zona creía que el hombre hubiese podido matar a su madre. Los vecinos especulaban con la posibilidad de que la hubiese encontrado muerta y hubiese optado por suicidarse. Aunque esta hipótesis, a última hora de este lunes, con los primeros datos de la inspección ocular sobre la mesa, no parecía factible.