Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Películas como espejos

Identidad, libertad de expresión y rebeldía, nexo de las 150 cintas del festival de cine independiente L’Alternativa, que arranca hoy

Un fotograma de 'Milla', de Valérie Massadian.
Un fotograma de 'Milla', de Valérie Massadian.

Empieza hoy en Barcelona el festival de cine independiente L’Alternativa con una temática que cuadra como nunca con el momento actual en Cataluña: un planteamiento en sus películas de las libertades que se extiende por una oferta de más de 150 películas de 40 países. Un cine que no suele ser muy visible, que se encuadra en los límites y en una experimentación no habitual en las cintas de las salas comerciales. “La concepción del cine para este festival es diferente porque las películas independientes son el espejo y no una ventana por la que nos evadimos de lo que nos rodea”, comenta Tess Renaudo, codirectora de la muestra con Cristina Riera. L’Alternativa, en su 24ª edición, seguirá teniendo en el CCCB su espacio principal —con la exhibición gratuita de 66 películas—, junto con la Filmoteca y el Institut Francès.

Son películas más artesanales, cuidadas y de calidad, que se adentran en temas como la identidad, la emigración y la reacción de los países europeos ante esa crisis, el neofascismo, los derechos humanos, la esperanza, la libertad personal… Una muestra de cine que parte de la realidad, pero con una óptica y lenguajes fílmicos diferentes, resumen sus responsables, que han visionado casi 2.000 títulos (800 de ellos, largometrajes) para seleccionar los que llegan al evento y que, a diferencia del cine comercial, sí que es paritario entre géneros: “Lo que ocurre con la mirada de la mujer en el cine del gran público es que hay pocas directoras capaces de encarar proyectos con un coste económico elevado y por eso llegan pocas. El cine independiente es menos caro y por eso hay más presencia femenina”, apunta Riera. Precisamente es Zama, la última película de Lucrecia Martel, autora de La ciénaga y La mujer rubia, la que abre el festival. Y es otra cineasta, Valérie Massadian, autora de Milla (uno de los 10 largometrajes de la sección oficial y premiado por el Festival de Cine Internacional de Locarno), la que no conviene perderse, tal como reconocen las directoras de L’Alternativa.

Si en Milla es una pareja adolescente la que se ve abocada a vencer dificultades como un embarazo, en Donkeyote, de Chico Pereira, el protagonista pretende recorrer la Senda de las Lágrimas —así llamado el éxodo forzado de indios hacia el Oeste de los Estados Unidos en la tercera década del XIX— en burro; mientras, en A Fábrica de Nada, opera prima de Pedro Pinho, donde los trabajadores de una empresa se autoorganizan para salvar la empresa. L’Alternativa está decidida a apoyar a autores noveles que estrenan largometrajes en la sección oficial, como a Adrián Orr con Niñato, sobre el eterno duelo padre-hijo, Guido Hendrikx, con Stranger in Paradise, y El mar nos mira de lejos, de Manuel Muñoz, que comparten que afrontan la cuestión de las fronteras.

La sección Paralela mostrará, por su parte, tres retrospectivas: de Deborah Stratman, Michael Glawogger y Eric Pauwels. Una de las peculiaridades de L’Alternativa es que algunos directores participan en talleres, como pasará con Stratman y Pauwels. La sección Panorama es la dedicada a producción nacional, en la que habrá 19 títulos. L’Alternativa completa la proyección de películas con otros debates, como el que se dedicará a la postverdad.