Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía concluye que Camps lideró el gran fraude de la Fórmula 1

El expresidente negoció y renegoció las condiciones con Ecclestone mientras interponía a una empresa privada en el acuerdo

Francisco Camps, expresidente de la Generalitat valenciana, en una imagen de archivo.
Francisco Camps, expresidente de la Generalitat valenciana, en una imagen de archivo.

La policía concluye en un informe que ha permanecido hasta este viernes bajo secreto de sumario que el expresidente Francisco Camps lideró el gran fraude que presuntamente rodeó la organización del Gran Premio de Fórmula en Valencia. Los investigadores detectan presuntos amaños en varios contratos públicos. Camps, imputado por malversación de caudales públicos y prevaricación, ha reivindicado su inocencia desde que en 2014 se inició el procedimiento judicial, y ha pedido sin éxito en los últimos meses que la causa se archivara.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) señala que Camps negoció y renegoció las condiciones con el entonces patrón de la F-1, Bernie Ecclestone, con quien se reunió al menos ocho veces. Y decidió que fuera su Gobierno quien financiara el proyecto deportivo, que acabó siendo ruinoso para la Comunidad Valenciana. La ejecución del plan implicó, además, “la interposición de un promotor privado”, la empresa Valmor Sports, que regentaba el antiguo campeón de motociclismo Jorge Martínez Aspar, con quien Camps mantenía “una relación personal de amistad”, según afirma la policía citando la declaración un testigo del procedimiento.

“La Generalitat valenciana, con el presidente del consejo de Gobierno a la cabeza, Francisco Camps, lideró el proceso de negociación” y “esta posición preeminente se mantuvo durante toda la vida del proyecto”, resalta el informe policial.

Correos intervenidos por la UDEF que hasta ahora habían permanecido secretos revelan que el expresidente renegoció supuestamente las condiciones del acuerdo entre Ecclestone y Valmor Sports. El objetivo era “reajustar las condiciones de los contratos iniciales de promoción y de gestión comercial, en el sentido de dotar al promotor (Valmor) de una mayor capacidad de generación de recursos económicos”. Esto es, que la empresa de Aspar ganara más.

Dos empresas conectan el caso con Taula

Dos de las empresas que la UDEF menciona en su informe sobre la Fórmula 1 como beneficiarias de contratos amañados relacionados con la prueba deportiva son, a su vez, protagonistas de otra de las grandes causas valencianas de corrupción, Taula. Los hechos delictivos de ambos casos judiciales se cometieron presuntamente de forma simultánea.

Las empresas señaladas son Laterne Product Council y Thematica Events. La primera organizó la campaña del PP de Valencia en 2007 y recibió, según la Guardia Civil, 2,5 millones de aportaciones irregulares por parte de empresas contratistas del Ayuntamiento y fundaciones municipales. Y Themática fue utilizada por el ex alto cargo arrepentido Marcos Benavent para blanquear fondos procedentes de mordidas.

Alfonso Grau, exvicealcalde de Valencia, ha comparecido ante el juez de Taula por la supuesta financiación irregular de las campañas, pero se negó a declarar.

En concreto, los cambios acordados en 2008 tras una reunión de Camps y Ecclestone en Londres debían proporcionar cinco millones más de euros a Valmor, destaca el informe policial. La cantidad figura en un correo electrónico intervenido a Belén Reyero, que era asesora en el gabinete del presidente de la Generalitat, gozaba de competencias “transversales” y actuó como mano derecha de Camps en el negocio.

La Fiscalía Anticorrupción mantiene que Camps se valió de Valmor para sortear las normas que rigen la contratación de la Administración, a pesar de que en realidad era la Generalitat la que corría con los gastos de organización y negociación. La empresa Aspar, Valmor, resalta la policía, no era capaz de llevar adelante el proyecto “ni de desde el punto de vista organizativo, ni de ejecución material, ni financiero”.

El Gran Premio de Fórmula 1 fue una promesa electoral de Camps en 2007. El dirigente del PP afirmó entonces que no costaría un euro a las arcas públicas, pero la factura para la Generalitat se elevó a más de 200 millones. Las carreras por el circuito urbano de Valencia se celebraron de 2008 a 2011, cuando el sucesor de Camps, Alberto Fabra, rescindió el contrato por el coste que implicaba anualmente para la Administración autonómica, después de rescatar a Valmor con fondos públicos.

Contratos amañados

Esta última operación, que consistió en la compra de la empresa de Aspar por la Generalitat a cambio de un euro asumiendo sus deudas que arrastraba y condonándole lo que debía a la Administración autonómica, implicó “unas pérdidas de, al menos, 23,8 millones de euros” para el Gobierno autonómico, estima la UDEF.

La policía detecta presuntos amaños en la adjudicación de diversos contratos de la Fórmula 1 adjudicados por la Generalitat. Se trata de los contratos de suministro de sistemas de acceso; megafonía; equipos de emisión; producción de eventos, y catering. En ellos, se generaron “documentos para construir el expediente administrativo con posterioridad a su adjudicación”. O existió otro tipo de “concertación entre el adjudicatario y el órgano adjudicador —el Gobierno valenciano— para dar apariencia ante el exterior del cumplimiento de la normativa de contratación pública”. Cuando, en realidad, afirma la policía se habían infringido “los principios de publicidad, concurrencia, objetividad y transparencia en la gestión de fondos públicos”.

La exhaustiva negociación del presidente

El nuevo informe policial contabiliza seis reuniones que el expresidente Francisco Camps, que ha revindicado su inocencia desde que se inició la investigación, mantuvo con Bernie Ecclestone entre 2006 y 2001. La UDEF menciona que el dirigente valenciano realizó otros seis "desplazamientos a Londres" en el mismo periodo, "según la agenda de la Generalitat valenciana".

"Las materias objeto de la negociación" entre ambos descendieron al detalle, indican los investigadores en el apartado del informe dedicado a Camps. El canon a pagar por obtener el derecho a organizar el Gran Premio; las condiciones de montaje del circuito urbano; los ingresos por venta de entradas; el uso de propiedad intelectual (como marcas y logos); los patrocinios, e incluso la explotación de la zona VIP del llamado Gran Premio de Europa, que discurría entre la Ciudad de las Artes y las Ciencias y la nueva dársena del puerto de Valencia.

La asesora del gabinete del presidente Belén Reyero afirma en un correo dirigido a una empleada del magnate de la F-1 que, "pese a tratarse de un contrato tipo, se consiguió, tras negociación del presidente, que APM (empresa de Ecclestone) aceptase firmar un documento de modificación de su contrato que regulaba varios aspectos a favor del promotor". Entre ellos, la venta directa del título de patrocinador. Reyero añade que, según se negoció en la reunión, "de ahí podríamos sacar más de cinco millones de euros".

Más información