Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un reguero de sangre llevó hasta la casa del descuartizador de Valencia

El presunto asesino cortó a su víctima en la bañera antes de acuchillar mortalmente a un policía y ser abatido

Traslado de uno de los fallecidos en la calle Sueca de Valencia. Foto: MÒNICA TORRES. Vídeo: ATLAS

Un reguero de sangre condujo a la policía hasta la vivienda del presunto descuartizador de Valencia, abatido por la policía este martes tras acuchillar mortalmente a un subinspector que iba a detenerle. Según la reconstrucción realizada por el grupo de homicidios de Valencia, el supuesto asesino mató en la cama a su víctima, un hombre con el que mantenía una relación sentimental, lo cortó a trozos en la bañera, metió el tronco en una maleta y la dejó entre dos contenedores de basura situados cerca de su casa.

Las gotas que la maleta fue dejando por el camino, además de los testimonios ofrecidos por dos vecinos, llevaron a los agentes a localizar el paradero del supuesto homicida, identificado como Pierre Danilo, el martes por la mañana, apenas 12 horas después del macabro hallazgo de los restos humanos. Estos pertenecían a un hombre de nacionalidad española, que regentaba una peluquería en la calle Huesca de Valencia.

El presunto descuartizador era de origen sudamericano, tenía nacionalidad sueca y había cumplido una larga condena en el país escandinavo, según la investigación policial, adelantada por el diario Levante-EMV y confirmada a EL PAÍS por fuentes oficiales.

Danilo cometió el crimen, presuntamente, el domingo por la noche. La policía comprobó que la sangre en el torso metido en la maleta estaba fresca. El rastreo de la zona detectó un reguero de sangre que conducía al número 77 de la calle Sueca, en el límite sur del barrio de Russafa.

La policía científica localizó manchas de sangre en el interior del edificio y en la puerta del apartamento de Danilo. Una vez que entraron en el apartamento del supuesto asesino, cuando este ya había sido abatido, los investigadores descubrieron rastros en la cama, otros puntos de la casa y en la bañera de la casa, donde según los indicios lo descuartizó.

La misma noche del crimen, el vecino de abajo de Danilo subió a su piso a quejarse. En su techo aparecieron unas manchas rojizas, causadas aparentemente por una mezcla de agua y sangre procedente del desmembramiento de la víctima.

El martes, otro vecino contó a la policía que había visto al presunto asesino transportar una pesada maleta hasta el contenedor donde fue hallado el torso.

Ese mismo día, hacia la una y media del mediodía, la policía estaba analizando los restos de sangre hallados en el interior del edificio de la calle Sueca y, a la vez, mantenía vigilado el inmueble. Fue entonces cuando Danilo salió de su apartamento y fue interceptado en el portal por dos agentes del grupo de homicidios, que vigilaban para impedir que el sospechoso escapara.

Danilo, un hombre corpulento, apuñaló sin mediar palabra al subinspector Blas Gálvez varias veces, según un portavoz de la Jefatura Superior de Valencia, alcanzándole órganos vitales y haciendo imposible su reanimación. El compañero de Gálvez repelió la agresión disparando varias veces al presunto descuartizador, que falleció casi al instante.

Este miércoles, la comisaría de Zapadores acogerá la capilla ardiente del subinspector Gálvez, a quien sus compañeros han rendido homenaje por la mañana a las puertas de la Jefatura Superior de Policía de Valencia. Al acto asistirá el ministro del Interior, Miguel Ángel Zoido, ha explicado el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues. El Gobierno concederá a Gálvez la Medalla de Oro al Mérito Policial, ha adelantado el presidente Mariano Rajoy.

Más información