Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona retirará antes de la Mercè el último memorial de La Rambla

Los operarios del Museo de Historia y el Archivo Municipal documentan y clasifican los elementos y escritos de los 149 altares que se colocaron tras los atentados

Los objetos recogidos en los espacios memoriales.
Los objetos recogidos en los espacios memoriales. EL PAÍS

El único espacio memorial que queda en La Rambla en recuerdo de las víctimas de los atentados del 17 agosto será clausurado el próximo 21 de septiembre. La noche del 28 de agosto decenas de operarios retiraron los 149 altares de pequeño o gran tamaño de La Rambla. En la confluencia del icónico paseo con la calle Pelai, a escasos metros del lugar por donde accedió con la furgoneta el terrorista Younes Abouyaaqoub, el Ayuntamiento habilitó el único punto para poder seguir realizando ofrendas a las víctimas. El Consistorio ha decidido poner punto y final a las ofrendas espontáneas y que, en vísperas de la Mercè, la ciudad muestre plena normalidad.

Los trabajadores del Museo de Historia de Barcelona (MUHBA) y del Archivo Municipal de Barcelona (AMB) llevan desde el 28 de agosto documentando, inventariando y realizando tratamientos de los elementos y escritos recogidos.

El director del MUHBA, Joan Roca, ha asegurado esta mañana que la técnica de recogida de los elementos ha sido “casi arqueológica” llegando a diseñar una “topografía del dolor”. Roca ha revelado que para realizar estas labores se han mantenido contactos con París o Manchester ciudades que ya habían afrontado la conservación de memoriales por la acción de actos terroristas.

El jefe del departamento de colecciones y centros patrimoniales del MUHBA, Josep Bracons, ha informado de que el museo ha recibido 155 cajas con peluches, juguetes, objetos personales… “Estimamos que hay cerca de 5.000 objetos con un volumen aproximado de 11,52 metros cúbicos”, ha asegurado. La mayoría, un 75%, son peluches. Los operarios primero desembalan los objetos, los identifican según el punto de donde provienen, los inventarían y los fotografían. Cada objeto se identifica mediante etiquetas donde se hace constar el código de referencia así como detalles relevantes como idioma o dedicatorias. También se hace una catalogación valorando su estado de conservación y analizando que objetos en mal estado requieren de tratamiento preventivo.

Bracons asegura que en el horizonte de estos trabajos se encuentra el primer aniversario del atentado donde “se cristalizará una serie de iniciativas y un trabajo de consolidación”.

La directora del archivo municipal contemporáneo de Barcelona, Montserrat Beltran, ha anunciado que ha recibido 27 cajas con documentos escritos en diferentes lenguas y soportes. Beltran asegura que el trabajo que están realizando tiene como prioridad la conservación, limpieza y consolidación de documentos. “La mayoría de documentos sufren deterioros y patologías típicas de haber sido expuestas en una espacio exterior, como son la suciedad, hongos, las manchas de humedad, las tintas difuminadas….”, ha remarcado. Como en los improvisados memoriales se mezclaban los documentos con velas que han provocado manchas de parafina, quemaduras… Desde el archivo se limpiarán y eliminarán los elementos contaminantes y se colocarán los documentos en sobres y carpetas. Posteriormente se digitalizarán junto con los libros de condolencias en soporte de papel.

Zoel Fornier, uno de los conservadores del archivo municipal, ha destacado que tras el “no tinc por” el mensaje que más se repite en los escritos es: “Tenemos miedo al fanatismo”.

El Consistorio pretende que todo el material sea consultable por parte de la ciudadanía a través de plataformas digitales. El Ayuntamiento quiere que a los elementos y escritos se añadan fotografías y vídeos creando un relato unitario de las muestras de dolor.

Las velas recogidas, más de 30.000 litros en total, se cederán a mujeres de diferentes centros penitenciarios y a la entidad La Llavor. El Consistorio pretende que se cree una vela especial para esta conmemoración y venderla explicando que serán 100% recicladas de La Rambla y que el dinero recogido servirá para dar trabajo a personas sin hogar y presas.