Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘top manta’ de las ‘estelades’

Decenas de vendedores ambulantes ofrecen banderas independentistas a precios que van de 0,90 a seis euros

Un joven de origen africano ataviado con una camiseta con los colores de la bandera independentista catalana, la estelada, saltó a la fama efímera que proporciona Youtube días después del 11 de septiembre de 2014. El joven se plantó en mitad de los manifestantes y comenzó a vender banderas mientras gritaba: “Independència, visca Catalunya”. Hoy, tres años más tarde, la presencia de vendedores ambulantes ilegales con estelades es una imagen habitual. Durante unas horas han sustituido pareos, zapatillas deportivas o abanicos por banderines y banderas.

Un vendedor ambulante ofrece 'esteladas'.
Un vendedor ambulante ofrece 'esteladas'.

Hace semanas que los manteros regresaron a la zona del paseo Joan de Borbó y el Moll del Dipòsit del barrio de la Barceloneta. El mercadillo de la venta ilegal de productos falsificados resucitó en el momento que las furgonetas de los Mossos d’Esquadra desaparecieron. A primera hora de la mañana de esta Diada, los vendedores ambulantes desplegaban las mantas y colocaban sus enseres. Hoy hay un producto nuevo de esos que, casi como el turrón, solo se venden una vez al año: las estelades. Los manteros no son los únicos que las han puesto a la venta. Bazares y supermercados, de esos que no pertenecen a ninguna franquicia y abren prácticamente las 24 horas, también han puesto a vender estelades.

En 1908 Vicenç Albert Ballester fusionó la bandera catalana con el triángulo azul estrellado inspirado en las banderas de Cuba y Puerto Rico. No fue hasta la década de los 70 cuando movimientos de la izquierda independentista diseñaron una estelada con el triángulo amarillo y la estrella roja. Tanto en los bazares como en el top manta esta estelada roja es inexistente. Todas las que venden son las azules.

En los bazares, donde el regateo no es imposible pero no es lo más común, el banderín con la estelada azul costaba esta mañana entre 0,90 y dos euros. La estelada grande, que algunos aprovechan para colocársela como si de una capa de superhéroe se tratara, oscilaba entre los 4.90 y los 5.50 euros.

Pero no solo en tiendas se puede adquirir el símbolo independentista. El centro de Barcelona está repleto de vendedores ambulantes que lo ofrecen a los manifestantes que, ataviados con la camiseta oficial de la movilización impulsada por la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC), se cruzan a su paso. “¿Quieres? ¿Quieres? ¿Quieres?…”, preguntan repetidamente.

Una joven de Mataró se detiene ante uno de los vendedores en el paseo del Born y le espeta: “La estrella está mal colocada. En la base debe haber dos puntas y aquí sólo hay una”. El vendedor no entiende demasiado el reproche, o no le interesa. Y continúa: “¿Quieres?”. La joven asegura que la mayoría de estas banderas proceden de países asiáticos y las copias no siempre son buenas.

Camiseta con Trapero

En las paradas con merchandising independentista de las calles del barrio del Born una de las novedades de esta Diada es la camiseta con el rostro del máximo responsable de los Mossos d’Esquadra, el Mayor Josep Lluís Trapero, junto con la frase ya emblemática entre los independentistas: “Bueno, pos molt bé, pos adiós”. Esta es la expresión que el dirigente de la policía lanzó a un periodista holandés que en una rueda de prensa tras los atentados del pasado 17 de agosto exigía respuestas en castellano.