Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Objetivo: recuperar a Lluís Domènech i Montaner

Barcelona, Reus y Canet se alían para reivindicar al arquitecto con vistas a 2023

Entrada principal del hospital de Sant Pau de Domènech i Montaner.
Entrada principal del hospital de Sant Pau de Domènech i Montaner.

Gaudí no está solo en Barcelona. El genial arquitecto no es el único que cuenta con edificios catalogados como Patrimonio de la Humanidad. A las siete obras de este fuera de serie que tienen el reconocimiento y la protección de la Unesco, se suman otros dos edificios de Lluís Domènech i Montaner (Barcelona, 1850-1923), autor de construcciones como el Palau de la Música y el Hospital de Sant Pau que compiten en atracción de visitantes con los del Gaudí.

Sin embargo, este poliédrico arquitecto, autor de unos 90 edificios y otros 40 proyectos no ejecutados, protagonista además de una activa vida política como presidente de la Liga de Cataluña y de la Unión Catalanista, además de impulsor de la asamblea que aprobó las Bases de Manresa, no tiene todo el reconocimiento y la importancia que se merece. Es lo que piensan los impulsores de la Mesa Lluís Domènech i Montaner que ayer se presentó en una de sus obras más destacadas, el hospital que se construyó con el legado testamentario del banquero Pau Gil, el hospital de Sant Pau, auténtica orgía modernista de mosaicos, vidrieras y forja entre otros elementos de este vitalista estilo que tuvo a Domènech como uno de los principales referentes.

Interior del Palau de la Música, otra de las obras de Domènech i Montaner.
Interior del Palau de la Música, otra de las obras de Domènech i Montaner.

Marginado por la historiografía posterior, hasta el punto de que no fue introducido en el glosario de Eugeni d’Ors, no es hasta la década de los setenta del siglo pasado cuando comenzó a ser revalorizado en ciudades como Reus, Canet y Barcelona, los lugares que conservan el 90% de sus construcciones. Pero todavía queda mucho por hacer.

Por eso los representantes de estas tres ciudades, además del Centre d’Estudis Lluís Domènech i Montaner (CEDIM) de Canet y la Fundación Lluís Domènech i Montaner se han puesto manos a la obra para divulgar la vida y la obra de este arquitecto para situarlo en su nivel dentro del modernismo. La mesa comienza a trabajar ahora con la idea de ir sumando otras ciudades con su obra como Olot, Palma, Comillas y Santander que también cuenta con obras suyas. La culminación de los trabajos está previsto que termine en 2023, cuando se quiere celebrar el centenario del fallecimiento del arquitecto y por eso se pedirá a la Generalitat que lo declare año Domènech i Montaner.

El acto de ayer no solo fue una declaración de intenciones. También se presentó el primer simposio centrado en la figura del arquitecto, que se celebrará los días 6 y 7 de octubre en Reus y que desvelará aspectos desconocidos como el proyecto decorativo de la casa del presidente Francesc Macià que presentará Carles Sàiz del CEDIM que participó ayer. “Estoy convencido que con la puesta en marcha de la mesa saldrán nuevos trabajos del arquitecto”, aseguró Sàiz.

Los simposios se celebrarán de forma bianual y rotarán por las diferentes ciudades que cuentan con obras del arquitecto: Canet en 2019 y Barcelona en 2021. Daniel Mòdol, regidor de Arquitectura, Patrimonio y Paisaje del Ayuntamiento de Barcelona anunció que el próximo 27 de diciembre se declarará día Domènech y por eso sus edificios de Barcelona, Reus y Canet celebrarán jornada de puertas abiertas.