Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ambulancias de Girona inician huelgas parciales cada viernes

Los trabajadores denuncian que Transport Sanitari de Catalunya, la adjudicataria del servicio en la zona, incumple las bases concursales y ello afecta a la calidad asistencial

Una ambulancia del SEM, en una foto de archivo
Una ambulancia del SEM, en una foto de archivo

Los trabajadores de las ambulancias de Girona han iniciado hoy huelgas parciales cada viernes para denunciar un incumplimiento de las bases concursales por parte de Transport Sanitari de Catalunya (TSC), la adjudicataria del servicio público en la zona. Los empleados acusan a la empresa de poner en peligro la calidad asistencial a los pacientes por no cumplir las condiciones que marcaba el concurso público que ganaron. TSC, controlada por la familia italiana Bonomi, dueña también de Port Aventura, fue el gran beneficiario del concurso más grande de la última legislatura de Artur Mas —unos 2.000 millones de euros—.  La compañía se hizo con seis de los lotes en liza, que se traducen en una facturación de unos 1.000 millones en 10 años.

"Es un concurso millonario y nadie se preocupa de que las empresas cumplan las bases concursales. Nos preocupa el paciente porque tenemos ambulancias sin aire acondicionado donde trasladamos a pacientes de diálisis a una temperatura de 40 grados. A TSC le han aprobado en el concurso bases [centrales de estacionamiento de vehículos] fantasmas, que no existen", denuncia Fernando Miguélez, secretario general de Sindi.cat, uno de los sindicatos que ha convocado, junto a CC OO y el Sindicato de Trabajadores del Transporte Sanitario (STSG), los paros parciales cada viernes. Según los convocantes, la primera jornada de huelga —se hará de forma indefinida todos los viernes de 6.00 a 10.00 y de 14.00 a 18.00— tuvo un seguimiento del 70%.

Por su parte, en un comunicado recogido por Europa Press, TSC tachó de "ilegal" la huelga, alegando que el conflicto no se había sometido a votación y conciliación del Tribunal Laboral de Cataluña y que no se había respetado "el preaviso a la empresa con 10 naturales de antelación al inicio de la huelga". La compañía no ha respondido a los requerimientos de este diario.

El Departamento de Trabajo y Asuntos Sociales ha decretado servicios mínimos del 85% para garantizar el servicio a enfermos y accidentados. Trabajo también considera servicios mínimos el traslado de pacientes a servicios de hemodiálisis, oncología, para hacer pruebas complementarias  o derivaciones de un hospital a otro. Además, los trabajadores tienen obligación tambén de trasladar a los pacientes dados de alta en los servicios de urgencias que, por  criterio médico, tengan que abandonar las dependencias sanitarias en transporte sanitario. La consejera de Trabajo, Dolors Bassa, ha confirmado este viernes a Catalunya Ràdio que la Generalitat intentó mediar, sin éxito, en el conflicto, pero ha anunciado nuevas reuniones entre la empresa y los trabajadores.

Por su parte, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), la empresa pública responsable del transporte sanitario en Cataluña, ha reportado tres actos vandálicos durante la jornada de paro en tres ambulancias de transporte sanitario urgente, aunque los hechos no han afectado a ningún paciente. En las ambulancias de traslado no urgente, el SEM ha indicado que los paros han afectado a 80 personas, que no han podido ser trasladadas. "Nosotros hacemos un seguimiento para que se cumplan losp ligos y no hemos detectado nada que no se esté cumpliendo", ha apuntado una portavoz.

Antiguas denuncias

No es la primera vez que TSC se enfrenta a las protestas de sus trabajadores. La Inspección de Trabajo ya le abrió un expediente sancionador a la compañía y a una de sus filiales por negarse a lavar y desinfectar los uniformes de sus empleados. Según denunció CGT, la empresa obligaba a la plantilla a limpiar los uniformes en sus casa.

Además, la Fiscalía abrió una investigación a raíz de una denuncia de la CUP que ponía en tela de juicio toda la adjudicación del controvertido concurso del transporte sanitario. En su escrito, la formación anticapitalista apuntaba a la existencia de una "cierta casualidad" entre una donación que hizo TSCde tres millones de euros al Hospital de Sant Joan de Déu, financiado con fondos públicos, y la adjudicación de la mayoría de los lotes en liza.

Coincidiendo en el tiempo con la denuncia de la CUP y la investigación de la Fiscalía, el consejero de Salud, Toni Comín, fulminó a la cúpula del SEM y anunció un concurso público entre expertos del sector para relevar al entonces director de la empresa pública, Francesc Bonet. Con todo, los trabajadores en huelga critican también "la inacción" del Departamento en el conflicto. "El Departamento de Salud tiene que obligar a las empresas a cumplir lo que dictan las basas concursales y ahora no lo está haciendo", lamenta Miguélez.

Más información