Un vecino denuncia a la alcaldesa de Torrelodones por prevaricación

La querella sostiene que el Ayuntamiento decidió la compra de un edificio por 1,7 millones a pesar de no cumplir con la normativa

El edificio, situado en la calle de Jesusa Lara número 47, es conocido como Villa Fabriciano y es obra del arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza. Fue construido en 1987. Además de vivienda, la finca ha albergado una tienda de antigüedades. “La alcaldesa quería comprar el inmueble antes de sacarlo a concurso, pero se vio obligada a convocarlo. Las bases se hicieron a medida, pero aun así el edificio no cumplía con los requisitos”, señala Isabel Ruiz, concejal del PP.

Más información

La adjudicación se realizó el 19 de diciembre de 2016. La mesa de contratación estaba formada por el concejal de Urbanismo, Santiago Fernández; el arquitecto municipal; el vicesecretario municipal (todos ellos denunciados); la interventora y Ana Martín, edil de Confluencia Ciudadana. Este partido votó en contra porque existían irregularidades urbanísticas. “El edificio no cumplía ni con las normas subsidiarias actuales (de 1996) ni con las que regían el municipio cuando se construyó”.

El 11 de julio se modificaron las normas subsidiarias con la intención de segregar el edificio del conjunto al que pertenece, y así poder acometer las reformas sin tener que solicitar permiso a los propietarios del resto de la comunidad. El PP critica este cambio realizado a posteriori de la adquisición.

La concejal del PP critica que durante la legislatura pasada se construyeron varios edificios para convertirlos en biblioteca y que ahora están alquilados. Y añade: “Desconocemos a qué tipo de acuerdo han llegado los propietarios con el Ayuntamiento. Es algo muy turbio”.

Una alternativa

La medida salió adelante gracias a la mayoría absoluta de Vecinos por Torrelodones (12 concejales de 21), pero también con los votos de PSOE y Ciudadanos (uno cada partido). La oferta de Villa Fabriciano no fue la única. Serapio Calvo, el primer alcalde democrático de la localidad (entre 1979 y 1987), presentó otra propuesta: su vivienda, construida en 1971. El inmueble se encuentra en la misma calle que el local adquirido por el Ayuntamiento, pero fue desestimado por no cumplir con los requisitos de los pliegos.

En un comunicado, Vecinos por Torrelodones acusa a Calvo de tener "intereses bastardos" e ir en contra de la adjudicación tras ser "excluido del procedimiento". Calvo, de 80 años, se defiende y responde que: "Lo que denuncio es que el edificio aceptado no reúne ni las condiciones del pliego ni de las normas subsidiarias”. Ha presentado la querella “por honestidad” y tras retirar su oferta. “No puedo morirme tranquilo sin denunciar esta injusticia”, señala.

En un comunicado, el Ayuntamiento de Torrelodones explica han entregado al juzgado la documentación solicitada. “En los documentos que remite el juzgado se hace constar que se halla en fase de diligencias previas, en ningún caso que haya sido admitida a trámite”, continúa la nota. Además, aclara que el presunto delito cometido sería el de prevaricación administrativa, en ningún caso criminal, como dice el PP. El Consistorio también subraya que ha puesto a disposición de todos los vecinos el expediente de contratación de Villa Fabriciano porque “quien nada esconde, nada tiene que temer”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción