Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Omella castiga al cura ultra de l’Hospitalet y le deja sin parroquia

Custodio Ballester asume la orden y durante el próximo año cuidará de su madre y acabará su tesis doctoral

Custodio Ballester, cura en L'Hospitalet de Llobregat
Custodio Ballester, cura en L'Hospitalet de Llobregat

El cardenal Juan José Omella ha castigado a Custodio Ballester, el cura ultra de l'Hospitalet de Llobregat, a abandonar la parroquia Inmaculada Concepción, en la que lleva 16 años, y tomarse un año sabático. Omella ha optado por esta decisión tras recibir decenas de quejas acusando al sacerdote de propagar la homofobia y de hacer apología del franquismo.

El pasado 24 de junio, un feligrés grabó con el móvil una homilía de Ballester donde acusaba a los homosexuales de pecadores y criticaba a sus colegas sacerdotes de no condenar ni al colectivo LGTBI ni los desfiles del orgullo gay. Era la enésima polémica del rector por lo que Omella ha decidido apartarle.

Ballester hace días que conoce la decisión y ayer aseguró a EL PAÍS: “Soy sacerdote y mi obligación es aceptar la orden del arzobispo”. El cura ultra afirmó estar muy agradecido al cardenal: “Es muy generoso, quería enviarme a estudiar a Jerusalén pero he declinado el ofrecimiento. Mi madre no está bien de salud y debo cuidarla”, aseguró. Ballester pretende aprovechar este año apartado de las sacristías para acabar su tesis doctoral.

Entre los episodios polémicos de Ballester se encuentra la de conseguir que desfilaran por las calles de su barrio banderas franquistas y paramilitares de la Hermandad de Antiguos Legionarios de Cristo. Unas marchas apoyadas y organizadas por la entidad ultracatólica HazteOir. Además, el sacerdote se ha fotografiado con líderes de partidos ultras como Democracia Nacional, ha celebrado misas en memoria de la División Azul y se ha manifestado contra la persecución que, a su juicio, se hace a los cristianos desde instituciones como el Ayuntamiento de Barcelona.