Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comerciantes, empresarios y vecinos denuncian la permisividad de Colau con el ‘top manta’

Medio millar de entidades exigen al Ayuntamiento de Barcelona una solución al fenómeno de la venta ilegal

Un grupo de manteros se pasea por la zona del monumento a Colon ante la mirada de la policía portuaria.
Un grupo de manteros se pasea por la zona del monumento a Colon ante la mirada de la policía portuaria.

La Plataforma de Afectados por el Top Manta -integrada por medio millar de entidades entre las que se encuentran asociaciones de comerciantes, PIMES, gremios y organizaciones como Amics de la Rambla, la agrupación de filatélicos y numismáticos de la plaza Real de Barcelona, los Geganters de la Barceloneta, el Aquarium o el Museo de Historia de Cataluña- denunció ayer la “falta de voluntad política” del Consistorio de Ada Colau para acabar con el fenómeno de la venta ambulante ilegal.

El portavoz de la plataforma, Fermín Villar, afirmó con rotundidad, que el problema “se ha enquistado en la ciudad y esto ha provocado que muchos colectivos que antes no vendían ilegalmente, ahora, lo hagan. Un ejemplo son las playas donde decenas de nuevos vendedores ambulantes ofrecen pareos”. La plataforma, que lleva un año constituida, acusa al Ayuntamiento de no encargarse de la gestión de la ocupación de la vía pública. “El top manta está generando una competencia ilegal a empresarios que si no cobran una bolsa de plástico la administración les penaliza”, denunció.

Villar exigía ayer acciones efectivas a Colau “porque nosotros no somos los que tenemos que encontrar una solución al fenómeno”.

Según un informe de la Asociación para la Defensa de la Marca(Andema), miembro de la plataforma, se pierden alrededor de 67.000 puestos de trabajo al año en España por culpa de las falsificaciones y la venta de productos de imitación.

Villar explicó que en este año se ha incrementado “las zonas de venta y también se han ampliado los tipos de productos. Está claro que el top manta es perjudicial porque cuando un autónomo deja de vender automáticamente despide a sus trabajadores”.