Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sobrecogedora denuncia social danzada en el Grec

El grupo griego Aerites Dance Company se adentra en el mundo de los sin techo

Una imagen de 'Cementary'
Una imagen de 'Cementary'

De la mano de la compañía griega Aerites Dance Company llega al Mercat de les Flors en el Festival Grec Cementary, un interesante y sincero trabajo, de pequeño formato, que se adentra en el mundo de los sin techo, de los que no tienen nada, un problema que golpea a la sociedad actual bajo la indiferencia de los mandatarios.

Patricia Apergi, directora de la compañía desde 2006, es la autora de esta poética y cruda obra que sitúa la acción en una ciudad imaginaria del futuro, que ha sobrevivido a las crisis pero donde las voces de los supervivientes surgen bajo el cemento. Las primeras imágenes estremecen el corazón del espectador. Bajo una enorme carpa tiñosa un grupo de seis personas caminan encorvados, su mirada está vacía, todos jadean, buscan en los demás el aliento para seguir andando. No tienen nada. El gris y el negro son sus únicos colores.

El protagonista de Cementary no es la individualidad sino el grupo, un grupo que cae y se levanta constantemente con el único objetivo de seguir adelante. En ocasiones el grupo apiñado parece un animal hambriento. La convivencia y lucha de estos seres pondrá de manifiesto los sentimientos más primarios: miedo, angustia, generosidad y egoísmo.

El vocabulario coreográfico ideado por Apergi combina el gesto cotidiano con la fluida frase coreográfica, consiguiendo un baile expresivo y con una fuerte carga emocional. Los cuerpos de los bailarines son de una ductilidad asombrosas, se retuercen como reptiles o se acurrucan inocentemente. Si bien todos los bailarines son de una gran calidad técnica hay que destacar por su expresividad y condiciones a la joven Eva Georgitsopoulou.

Cementary tiene unos aliados que consiguen que la obra funcione, Roberto Fratini, que firma la dramaturgia, Vassilis Mantzoukis, autor de la descriptiva música y Nikos Vlassopoulou, que ha diseñado un sugestivo y tenebroso juego de luces.