Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Garantías catalán dice que la reforma para aprobar la ley de ruptura es inconstitucional

El organismo considera que el procedimiento de lectura única "vulnera" la Constitución y el Estatut

Sesión plenaria del Parlament.
Sesión plenaria del Parlament.

El Consejo de Garantías Estatutarias ha rechazado este jueves por unanimidad la reforma del reglamento del Parlament que impulsan por JxSí y CUP para facilitar la aprobación de la ley de ruptura sin debate y en apenas dos horas al considerar. El informe de de este órgano consultivo, que no es vinculante, considera que la fórmula escogida por la mayoría independentista vulnera la Constitución y el Estatuto de Autonomía.

El dictamen fue solicitado por el el grupo parlamentario socialista tras aprobarse en ponencia la reforma del reglamento con los únicos votos de Junts pel Sí y la CUP. El redactado ahora vigente prevé que se puede aprobar una ley por el procedimiento de lectura única si lo proponen la totalidad de los grupos parlamentario de la cámara. La reforma acaba con ese consenso y establece que baste la petición de un solo grupo y que lo apruebe la Mesa del Parlament.

La oposición carga contra Junts pel Sí

Los cuatro grupos de la oposición han mostrado su satisfacción al conocer el dictamen del Consejo de Garantías Estatutarias y han censurado a Junts pel Sí, que poco antes había asegurado, a través de su adjunto al portavoz, Roger Torrent, que el texto suponía un aval a la reforma del reglamento exprés.

"Solo desde un acto de fe se puede decir que este dictamen les avala", replicó el socialista Ferran Pedret a la interpretación que hizo el grupo independentista. "No podemos estar más contentos, nos dan la razón absolutamente en todo y dice de manera muy clara que la lectura única ha de emplearse de manera excepcional", añadió.

Por su parte, Joan Coscubiela, de Catalunya sí que es Pot, resaltó la "importancia y relevancia" del dictamen y aseguró que esa una "nueva y rotunda desautorización de la hoja de ruta de Junts pel Sí". El diputado ecosocialista también insistió en que el texto es "una advertencia" a que la futura ley del referéndum no podría tramitarse por esa vía dada su "relevancia política o social".

Esperanza García (PP) reclamó a Junts pel Sí que "no intente tergiversar" un dictamen que "pone negro sobre blanco al independentismo", mientras que Carlos Carrizosa (Ciudadanos) aseguró que el texto era una "nueva alerta roja
en el palmarés" de Junts pel Sí y la CUP, a los que aconsejó aceptar
el "baño de realidad" del informe. "La conclusión es que no se puede derogar la Constitución y el Estatut por lectura única con la ley de ruptura", remachó.

Junts pel Sí tiene mayoría en la Mesa, con lo que la petición prosperará cuando se presente y su aprobación por el pleno está asegurada porque los votos de esos diputados y los de la CUP son mayoría de la cámara. La estrategia independentista pasa por emplear ese trámite para evitar a toda costa la publicación de un texto hasta el mismo momento de su aprobación y sortear el recurso del Gobierno ante el Tribunal Constitucional.

La reforma del reglamento del Parlament allana el camino a la aprobación de la ley de ruptura, cuyo texto se incorporaría al orden del día cuando se hubiera iniciado un pleno y se debatiría por el procedimiento de lectura única sin que los grupos pudieran presentar enmiendas y limitando el debate a un puro trámite.

Ese mismo procedimiento se emplearía para aprobar la ley del referéndum presentada este martes y que se llevaría al Parlament a primeros del mes de septiembre, según anunció el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras.

Los cuatro grupos no independentistas del Parlament (Ciudadanos, PSC, Catalunya sí que es Pot y PP) invocaron que el procedimiento escogido para reformar el reglamento vulneraba los derechos de los diputados y el Consejo de Garantía les ha dado ahora la razón. "También valoramos que sería necesario, como garantía de los derechos de los diputados, que se preveiera explícitamente la facultad de presentar enmiendas y los términos en los que se sustanciaría este trámite", dice el informe.

La reforma del reglamento contempla, además, habilitar el período de sesiones a partir del 15 de agosto, medio mes antes de lo que sucede ahora.