Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición cerca a la presidenta de TMB tras nueve huelgas en el metro

El PDeCAT exige al gobierno que “dé la cara”; ERC pide “responsabilidades”; y el PP, transparencia

Mercedes Vidal, concejal de Movilidad de Barcelona y presidenta de TMB.
Mercedes Vidal, concejal de Movilidad de Barcelona y presidenta de TMB.

Pasan las jornadas de paros en el metro de Barcelona y arrecian las críticas de la oposición por la gestión del conflicto por parte de la presidenta de TMB, la concejal Mercedes Vidal. Después de reclamar su dimisión los sindicatos y la CUP, ayer, coincidiendo con el noveno lunes de huelga, las juventudes del PDeCAT pidieron el cese de Vidal. El PDeCAT exigió al gobierno que “dé la cara” y apartar al equipo negociador. ERC pidió “responsabilidades”. Y el PP, transparencia.

Fuentes municipales aseguraron que desde Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) “se continúa trabajando para cerrar el convenio y desconvocar las huelgas cuanto antes posible”. “La empresa ha hecho un esfuerzo por aceptar la propuesta que se hizo desde la mediación de la Generalitat”, afirman y recuerdan que “los sindicatos no la llevaron a votación” ante la asamblea de trabajadores. TMB afirma que “hay que ir hacia propuestas asumibles y evitar formulaciones que luego sean imposibles de cumplir”. “Las mejoras en la contratación implican un mayor gasto y no se pueden superar los límites legales” de la Ley Montoro.

Las mismas fuentes pidieron “responsabilidades a todos los grupos” en un conflicto que “es de una empresa metropolitana”. “Hay que trabajar para resolverlo, y no para intentar sacar rédito político”, concluyeron.

Apartar a los negociadores

El PDeCAT pidió ayer a través de su portavoz, Joaquim Forn, que se aparte al equipo negociador de TMB si no consigue pactar el convenio que está en la raíz del conflicto y sobre el que las partes han mantenido 72 reuniones. ERC exigió que el gobierno de la alcaldesa Ada Colau “asuma las responsabilidades por la huelga” y exigió que la propia alcaldesa se sitúe al frente de las negociaciones. Y el PP instó a Colau a explicar cuáles son las razones que enconan el conflicto y a mostrar las cifras de una negociación que tachó de “opaca”.

Los grupos de la oposición recordaron que durante las nueve jornadas de paros se han registrado 1,4 millones menos de validaciones (trayectos) y que TMB ha perdido 546.000 euros por la disminución de la recaudación y los costes de seguridad adicional que requieren los lunes de huelga. Un conflicto enconado en el que los trabajadores reunidos en asamblea votaron la semana pasada convocar nuevos paros coincidiendo con jornadas de gran actividad en el suburbano, como la Diada, la Mercè o partidos importantes del Barça.

Durante el último año y medio y coincidiendo con el mandato del actual ejecutivo, además de los nueve lunes consecutivos de huelga, el metro de Barcelona suma otras 15 jornadas de paros en fechas señaladas como el congreso de Móviles de 2016, partidos de futbol o festivales de música.

En paralelo, las partes se han reunido más de 70 veces de manera formal, incluso con intercambio de propuestas sobre un convenio donde los puntos de discrepancia no son los salarios, insisten los sindicatos. Los representantes de los trabajadores aseguran que los principales puntos de desacuerdo son la precarización del empleo (con contratos temporales o parciales) y la contratación a empresas externas del mantenimiento de vías y catenarias. En el conflicto también pesa mucho el malestar de la plantilla por los altos sueldos de los directivos. Los sindicatos han pedido reiteradamente la dimisión de Vidal. El comité ha instado a la concejal a asistir a la mesa negociadora y han criticado las declaraciones públicas de la concejal, que entienden que les perjudican ante la ciudadanía.

Más información