Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Som Ara Llibres aspira a ser de ‘clase media’

El grupo refuerza su equipo de editores y reduce títulos para hacerlos “más ambiciosos y perdurables”

La escritora francesa Fred Vargas, que en catalán publica Amsterdam.
La escritora francesa Fred Vargas, que en catalán publica Amsterdam.

¿Es posible crear una editorial de tamaño medio, suficientemente potente y ambiciosa y con personalidad, pero con los esquemas de la edición independiente, o sea, trato próximo al lector y libros cuidados y con voluntad de supervivencia más allá de los tres meses que resiste hoy una novedad de las que ayudan sólo a facturar? Esa cuadratura del círculo en el sector editorial en catalán es la que pretende lograr Som Ara Llibres, la rama libresca de la cooperativa cultural Som, para lo que no se ha dudado en incorporar desde el pasado noviembre a un nuevo director editorial, Joan Carles Girbés, y, desde hace apenas tres semanas, a un nuevo editor, Miquel Adam, ambos bregados en la edición independiente.

La decisión por consolidarse en un espacio editorial prácticamente inexistente en catalán que apenas hoy ocupa 9 Grup Editorial (formado por Cossetània, Angle y Eumo) es tan clara que la primera decisión del nuevo equipo director de Som Ara Llibres es tan drástica como inédita en el sector: pasar de los 62 títulos que lanzaron en 2016 los diversos sellos de la casa (Ara Llibres y Now Books, de ensayo en catalán y castellano, Ara Mini, de bolsillo, y Amsterdam, de narrativa) a menos de 40 para 2018. “No queremos estar en la carrera enloquecida de quién publica más; buscaremos crecer en relevancia, no en cifras, hacer libros importantes que tengan vida como títulos de fondo más allá de las novedades; queremos seleccionar más y mejor y trabajar mucho el editing: cambiar con el autor páginas o capítulos sin prisa”, resume Girbés, que dejó el sello valenciano Bromera hace cinco años para fundar el suyo propio, Sembra Llibres, hasta saltar hace ochos meses a Som Ara Llibres. “Con la mirada y la manera de funcionar cooperativista podemos dar algunas ideas de cómo ha de ser una editorial mediana independiente”, apunta por su parte Adam, proveniente de Edicions de 1984, paradigma de la edición indie en catalán que pilota el editor Josep Cots, flamante premio Nacional de Cultura de la Generalitat.

La nueva filosofía retocará forma y fondo de los dos sellos emblemáticos del grupo: Ara Llibres y Amsterdam. “El 95% de nuestro ensayo ha sido hasta ahora reflexión de autores catalanes sobre temas catalanes; eso está agotado y se requiere ampliar horizontes; seguiremos publicando títulos más mediáticos o de ventas, tipo Maria Kondo sobre el orden, pero también más serios y con voluntad de perdurar, como acabamos de hacer con los del periodista Xavier Aldekoa sobre el Nilo o África”, apunta Girbés sobre el nuevo giro de un Ara Llibres que alcanza sus 15 años de vida, con 439 títulos (y 102 en Now Books).

Más compleja se presenta la reorientación de Amsterdam (151 títulos), que arrancó hace una década con la intención de cubrir un hueco que dejaba al lector en catalán sin las obras de Thomas Pynchon, Michael Chabon o Fred Vargas. Los dos primeros están “parados”, pero de Vargas Amsterdam publicará en marzo Quand sort la recluse, ahora entre los libros más vendidos de Francia. “El panorama ha cambiado radicalmente y hoy las editoriales independientes ocupan muchos de esos espacios; creo que debemos crear un catálogo con diversidad para un público amplio y ofrecerle una literatura de potencial best-seller, pero de calidad; un poco al estilo de lo que ha logrado Seix Barral”, pone como ejemplo Girbés.

La selección de los 10 títulos del fondo que se han recuperado para celebrar el décimo aniversario (del best-seller negro de Camilla Läckberg a la Nobel Toni Morrison, pasando por Joan Barril, Colm Tóibín o Jenn Díaz) dan una muestra de esa heterogeneidad, que en breve ratificarán el último Tóibín (La casa dels noms), el debut de la jovencísima holandesa Lize Spit (El desgel) o la primera traducción al catalán del noruego Lars Mytting (El setze arbres del Somme), celebrado autor del ensayo El libro de la madera, cuya versión catalana se repescará también en una política de autor que irá a más en Som Ara Llibres.

Cuatro de cada decena de títulos de Amsterdam han respondido hasta ahora a autores catalanes, porcentaje que crecerá. “Hemos de hacer de Amsterdam una casa acogedora para los escritores de aquí, buscando calidad y sin descartar la opción de que ahora ya estén publicando en otros sellos”, lanza Girbés. Una muestra de la política de autor catalán estaría en Carme Martí: la autora de Un cel de plom (la novelada vida de Neus Català) ha trabajado durante cinco años en El camí de les Aigües; o en la recuperación de L’any de la plaga, obra clave en la trayectoria de Marc Pastor, que la publicó en RBA-La Magrana y que ahora repescará Amsterdam a rebufo de la versión cinematográfica, prevista para Navidades. La presencia de Adam reforzaría la apuesta por los autores en lengua catalana.

En paralelo y de obligada consecuencia con esa estrategia, Som Ara Llibres desea crecer en Valencia y Baleares. A ello se suma la adquisición, hace apenas tres meses, de la mítica colección de clásicos griegos y latinos de la Bernat Metge por una cooperativa cultural que también cuenta con una revista de Historia (Sàpiens), una productora audiovisual (Batabat), un semanario (Contrapunt) y una empresa de servicios de gestión administrativa (Nova2003). Para una editorial mediana, de clase media, por maquinaria, gente e ideas no quedará.