Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El turismo ya es el principal problema de Barcelona, según sus vecinos

ERC relega al PDeCAT en intención de voto y se sitúa como máxima rival de Colau

Turistas en las inmediaciones de la catedral de Barcelona. Ver fotogalería
Turistas en las inmediaciones de la catedral de Barcelona.

A las puertas de un nuevo verano de récord turístico en la ciudad de Barcelona, el sector se ha convertido en el problema más grave de Barcelona, según sus vecinos. Ha relegado al segundo puesto el paro y las condiciones laborales, que encabezaban la lista desde 2008. Lo revela el Barómetro semestral del Ayuntamiento de Barcelona presentado este viernes, que coincide con la mitad del mandato de la alcaldesa Ada Colau. El gobierno ha celebrado que los ciudadanos compartan su preocupación. La encuesta también releva que la ciudadanía avala la gestión municipal. Y en relación a la política, ERC relega al PDeCAT en intención de voto y se sitúa como principal rival de Colau.

La preocupación por el turismo en la ciudad, que hace solo cinco años era irrelevante, se ha casi cuadruplicado durante el periodo de gestión de Colau. Era del 5,3% en junio de 2015 y ahora es del 19%. La segunda preocupación es el paro (aunque es el primer problema personal para quienes responden); la tercera, el tráfico; la cuarta, la gestión municipal, y la quinta, el acceso a la vivienda. Este último indicador, con una gran presencia en la opinión pública sobre todo respecto a la crisis del alquiler, se dobla respecto a hace seis meses: ha pasado del 3,4% al 6,1% de respuestas sobre cuál es el problema más grave de la ciudad. En el caso de los problemas más graves para Cataluña, en primer lugar aparece el encaje de Cataluña en España y en el caso de España, la corrupción se dispara y ocupa el primer lugar.

El portavoz del Gobierno, Gerardo Pisarello, ha considerado: “Confirma lo que creemos como gobierno, que la ciudadanía también está preocupada”. El alcalde accidental ha subrayado que “no todo el mundo lo vive como una preocupación personal” sino de ciudad. “Como actividad los ciudadanos la valoran como importante”, ha insistido y ha apuntado que “crece la gente que pide poner límites a determinados fenómenos, incluso los propios turistas han planteado que hay excesiva masificación”. Pisarello ha valorado incluso que el hecho de que los barceloneses expresen preocupación “comprensible y bueno porque nos ayuda a poner sobre la mesa un problema y hacerlo sostenible en el tiempo y darle solución e innovar, hay muchas ciudades que se están fijando en Barcelona”. “Como gobierno no podemos ponernos una venda en los ojos y no reconocer los problemas que preocupan a los ciudadanos, no es el turismo en general, sino determinados problemas”, ha insistido para remachar que su gobierno “no podría haber ganado las elecciones sin este fenómeno, decíamos que se estaba perdiendo y había que introducir cambios”, aludiendo a medidas como su plan de hoteles.

Respecto a la intención de voto, el primer lugar lo mantiene Barcelona en Comú (15,7%, más que hace seis meses pero menos que hace un año), y destaca el despegue de ERC, que se dispara a costa del PDeCAT, saltando del 11,9 al 14,5%. Además, el líder de los republicanos, Alfred Bosch, es el líder mejor valorado, con una nota de 5,3, porque el resto cae en su calificación. Ada Colau y el ex alcalde Xavier Trias obtienen un 5,2 y Jaume Collboni aprueba con un 5. El resto de líderes de los partidos suspende. La alcaldesa mantiene el primer lugar en notoriedad (la conoce el 99,1% de los encuestados) y aprueba con un 67%.

Sobre la gestión municipal, un 67,1% de los ciudadanos la aprueba y un 54,8% la considera buena o muy buena, un dato que no se registraba desde marzo de 2004.

Más información