Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejero de Sanidad reprobado por la Asamblea de Madrid

Por primera vez en la historia de la Asamblea sale adelante una iniciativa de este tipo que no es vinculante

El consejero de Sanidad rechaza un abanico de papel en el Parlamento regional.
El consejero de Sanidad rechaza un abanico de papel en el Parlamento regional.

La Asamblea de Madrid ha aprobado la reprobación al consejero de Sanidad Jesús Sánchez Martos por 80 votos a favor (PSOE, Podemos y Ciudadanos) y 47 en contra (PP). Es la primera vez en 20 años que sale adelante una iniciativa semejante en el Parlamento regional. Antes era imposible al contar el PP con mayoría absoluta. El consejero no ha contado ni con el apoyo de Ciudadanos, el socio de investidura de Cristina Cifuentes.

Sanchez Martos ha escuchado desde su escaño los reproches de todos los grupos de la oposición. Durante las intervenciones, los parlamentarios de Podemos han mostrado abanicos de papel morados, en referencia a las polémicas declaraciones en las que Sánchez Martos recomendó la fabricación de esos instrumentos en los centros educativos para combatir la ola de calor. 

En declaraciones posteriores a la votación, el consejero se ha declarado "triste, perplejo y en absoluto desacuerdo" con una reprobación que considera "injusta e inmerecida". Los datos de su Consejería contradicen el escenario que han dibujado los grupos de la oposición: las listas de espera han disminuido, se opera por las tardes y en fin de semana, entre otras mejoras. Sánchez Martos ha vuelto a repetir que no va a dimitir. "Mi actitud e ilusión es mucho más fuerte que cuando llegué", ha puntualizado.

"Usted carece de un proyecto sólido y solvente, solo conocemos una serie de decisiones arbitrarias", le ha reprochado Mónica García, diputada de Podemos, grupo que ha presentado la reprobación. En su defensa de la proposición no de ley (no vinculante) la parlamentaria ha acusado al máximo responsable de la Sanidad madrileña de dirigir una Consejería "ejemplo de mala gestión y falta de control". Cada euro que invierten en gastos injustificados, en sobrecostes a "empresas de amiguetes (en referencia a los hospitales de gestión mixta público-privada)" no se destinan a la sanidad pública, ha añadido García. "¿Cuándo se van a poner al lado de los profesionales y pacientes?", le ha preguntado. 

A pesar de todas las dudas de Podemos sobre su gestión, le ha concedido no ser un corrupto. "Estoy segura de que no es un ladrón, pero desde que entró las expectativas en mejorar gestión, de plantificar, de tener control del dinero público saltaron por las ventanas", ha argumentado.

Ciudadanos no ha ahorrado críticas al consejero. Enrique Veloso, diputado El diputado de la formación naranja Enrique Veloso espera que, aunque la reprobación no tiene carácter vinculante, "se la tomen muy en serio y sirva de palanca para el cambio". Por todo ello, Ciudadanos no comparte una política sanitaria "basada en desatinos". Entre otras cuestiones, Veloso ha criticado la demora en la construcción de nuevos centros de salud, la nula planificación y el no haber reducido al 10% el número de eventuales entre los profesionales sanitarios. José Manuel Freire, portavoz de Sanidad del PSOE, ha extendido la reprobación a la política sanitaria del Gobierno regional y, por lo tanto, ha hecho responsable directa a la presidenta Cristina Cifuentes. 

El respiro le ha llegado al consejero de la mano de su compañera de bancada Regina Plañiol, que ha calificado la reprobación de "injusta, falsa, incongruente, mezquina y falaz".  En cuanto a la actitud de Ciudadanos, Plañiol ha explicado que el Gobierno está cumpliendo íntegramente el programa electoral y los puntos pactados con Ciudadanos."Ustedes han traído aquí una iniciativa basada en la anécdota. ¿Cómo es posible que Ciudadanos se sume a esta iniciativa?", se ha preguntado. Ha finalizado su intervención pidiendo el cese de los imputados del Ayuntamiento de Madrid, "porque ese código ético que defienden parece solo estético, pura bazofia".