Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejero de Sanidad de Madrid dice que no dimitirá si es reprobado

La oposición apoyará la iniciativa presentada por Podemos

El consejero de Sanidad, Jesús Sánchez-Martos, se enfrentará en el pleno del próximo jueves a una reprobación presentada por Podemos, que previsiblemente apoyará toda la oposición. Pero el consejero anunció ayer que no dimitirá, a pesar de las críticas contra su gestión. La presidenta regional, Cristina Cifuentes, le respalda y considera la iniciativa una estrategia de “acoso y derribo” del “tripartito de la oposición” contra su Gobierno. Podemos critica la falta de planificación y de proyectos de un consejero que toma decisiones arbitrarias.

El consejero de Sanidad rechaza un abanico de papel en el Parlamento regional.
El consejero de Sanidad rechaza un abanico de papel en el Parlamento regional.

La Asamblea de Madrid discutirá la reprobación del polémico consejero de Sanidad, Jesús Sánchez-Martos, después de su ya famosa recomendación a los centros escolares de fabricar abanicos de papel para combatir el asfixiante calor de los últimos días. Y después de que el lunes apareciera una plaga de cucarachas en el hospital Gregorio Marañón.

La portavoz de Sanidad de la Podemos, Mónica García, explica que su grupo presentó la reprobación porque no está de acuerdo con una gestión que carece de planificación. “Es una consejería plagada de irregularidades, donde se destina cada vez más dinero público a empresas privadas que están fuera de control”, afirma. Además, el consejero se ha puesto en contra a la comunidad sanitaria hasta tal punto “que [esta] también ha pedido su dimisión”.

Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos, anunció ayer el apoyo de su grupo a la reprobación porque, dijo, “no podemos tener un consejero que esté siempre en la improvisación, en la gracieta”. Quiere otro que “se tome en serio la sanidad pública y que desarrolle una estrategia de inversiones”. Aguado espera que la iniciativa parlamentaria suponga “un acicate para que se ponga las pilas”.

La reprobación no va a ir más allá de servir de estímulo, porque Cristina Cifuentes ya anunció ayer que apoya a Sánchez-Martos. El propio consejero descartó dimitir y aclaró que a él le ha nombrado la presidenta regional, no el Parlamento. “Será ella la que tome la decisión de si tengo que seguir o no en el cargo”, dijo.

La gestión mixta, en entredicho

El consejero de Sanidad compareció ayer ante una comisión parlamentaria que investiga siete hospitales público-privados. José Manuel López (Podemos) indicó que su coste se ha disparado desde 660 millones hasta 3.400. “Muchas de las concesionarias están ganando el 40% anual y eso hace que no haya inversiones en otros hospitales y que los techos se caigan o haya cucarachas”.

El PSOE no tenía decidido ayer si apoyará o no la reprobación, porque es una decisión que tomará todo el grupo en la reunión que se celebrará hoy antes del pleno. Pero su posición está bastante clara. Ángel Gabilondo, portavoz socialista, se mostró favorable a apoyarla. “Nosotros ya presentamos una reprobación en mayo de 2016 contra el mismo consejero”, indicó. En su caso fue debido al incumplimiento del compromiso del Gobierno de profesionalizar la Sanidad pública al nombrar a dedo a seis gerentes de hospitales. Gabilondo advirtió que no se puede perder de vista que la responsabilidad de la mala gestión de la Sanidad es de Cifuentes. “No creemos que el problema varíe por cambiar a una persona”, advirtió.