Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Modelo echa el cierre

La Generalitat contrata una empresa de vigilantes para la seguridad del recinto que será desballestado por los propios reclusos

Dos furgones trasladan a los últimos presos. Ver fotogalería
Dos furgones trasladan a los últimos presos.

Los Mossos d’Esquadra han abierto hoy a las 11.30 por última vez el portón, que define a las personas como libres, de la prisión Modelo de Barcelona. Los últimos reos abandonaban, esta vez para siempre, la cárcel centenaria. Un autocar blindado trasladaba a 14 internos hasta el centro penitenciario Brians I y, detrás, un furgón más pequeño conducía a tres presos hasta Quatre Camins. Los 17 anónimos posen ahora el dudoso honor de ser los últimos presos de un centro con 113 años de historia. Nadie se aventura a dar un número real de las personas que, a lo largo de la historia, han perdido la libertad entre estos muros. Sólo en los últimos 30 años, según el departamento de Justicia, han sido más de 67.000.

El cierre de la Modelo ha provocado la reinvención de todo el sistema penitenciario catalán en sólo cinco meses. Pese al encaje de bolillos que ha supuesto reubicar a más de un millar de presos, el departamento de Justicia asegura que las cárceles catalanas están lejos de la saturación.

Con la Modelo abierta, el número de reclusos que podían asumir las prisiones catalanas era de 10.575. En la actualidad hay poco más de 7.100 reclusos, lo que supone una ocupación del 67,4%. Tras la clausura del centro penitenciario barcelonés, el número de plazas se ha reducido a 9.785 y la ocupación ahora es del 72,9%.

Justicia no invita al Ayuntamiento

CLARA BLANCHAR

"Nos hubiera gustado estar, creo que deberíamos haber participado del acto porque hoy se comienza a escribir el futuro de la izquierda del Eixample y de la ciudad de Barcelona", ha asegurado la concejal del Eixample, Montserrat Ballarín, después de informar que el departament de Justicia no ha invitado al Consistorio al acto de clausura de la Modelo. 

El alcalde accidental del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello,  ha manifestado esta mañana la satisfacción del equipo de gobierno de la ciudad por el cierre definitivo de la Modelo. "Hoy se concreta un compromiso muy importante, una demanda histórica. Firmamos un convenio hace unos meses con la Generalitat y este ha dado sus frutos. Próximamente veremos usos ciudadanos en este espacio y estos equipamientos", ha afirmado Pisarello. 

Ballarín, pese a las críticas, se ha felicitado por el fin de "una lucha vecinal larga para recuperar este espacio en uno de los barrios con menos equipamientos  de la ciudad".  

 

La cárcel de Mas Enric (el Catllar, Tarragona) es la que ha incrementado más el número de funcionarios pasando de 379 internos a 828. Casi ninguno procede de la Modelo. El proceso ha sido complicado. En marzo Brians I se convirtió en la prisión de preventivos relevando en esta función a la Modelo. Para ello, en febrero los internos de Brians 1 fueron trasladados a Brians 2. Algunos de Brians 2 fueron conducidos a Mas d'Enric, Ponent (Lleida), Lledoners (Sant Joan de Vilatorrada, Bages) y Quatre Camins (la Roca, Vallès Oriental). En abril los presos en tercer grado fueron trasladados al centro abierto de Trinitat Vella y los reclusos con condena firme de la Modelo fueron trasladados a Brians 2, Quatre Camins y Lledoners mientras que presos de Brians 1 y Ponent fueron derivados a Mas Enric que, tras ser inaugurado en 2015, todavía tenía cuatro módulos cerrados.

Resuelto el encaje de bolillos, el cierre de la Modelo arrastra tras de sí miles de incógnitas.

La Generalitat no entregará las llaves del recinto penitenciario al Ayuntamiento hasta el próximo 1 de enero de 2018. Hasta noviembre, el Departamento de Justicia ha programado visitas guiadas para la ciudadanía. Durante todo este tiempo de transición, y hasta que Colau disponga de las llaves, es la Generalitat la que se encargará de pagar los gastos del centenario recinto. Uno de ellos será la contratación de una empresa de seguridad que se encargará de vigilar el recinto vacío y evitar saqueadores o que alguien, sin haber cumplimentado el formulario de la Generalitat, decida acceder al recinto.

Otro de los asuntos en los que la Generalitat está ahora trabajando es en el mobiliario de la prisión. Según el Departamento de Justicia, una parte de ese mobiliario (literas, mesas, etc.) se está reciclando, reaprovechando y trasladando a otros centros penitenciarios. Se está haciendo lo mismo con el material deportivo –como son las canastas, las máquinas de gimnasio…-, los talleres artísticos y ocupacionales y los libros de la biblioteca. Mucho material que no tiene cabida en otros centros o, simplemente, está obsoleto se ha procedido a desvalijar. Lo que permanecerá en el lugar y será el Ayuntamiento de Barcelona quien decida qué hacer con ello serán las puertas correderas, las rejas y todas las protecciones de hierro que servían para evitar fugas.

El consejero de Justícia, Carles Mundó, ha participado en el acto de clausura de la Modelo y en una improvisada rueda de prensa -que ha tenido lugar en la galería número 1 del centro penitenciario- donde ha anunciado que los trabajos de desvalijamiento de algunas partes del centro las realizarán los propios presos del Centro de Iniciativas para la Reinserción (CIRE). Hasta finales de noviembre se realizarán diferentes sesiones de puertas abiertas. En diciembre se entregarán las llaves de la prisión al Ayuntamiento y entonces comenzarán las obras. Mundó ha agradecido el “esfuerzo y comprensión” de todos los colectivos implicados en el cierre.

Junto con los presos también se irán los trabajadores de la prisión. Francesc López, el coordinador del sindicato ACAIP (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) lleva meses denunciando que el desmantelamiento de la Modelo se ha hecho “con muchas prisas y perjudicando a los funcionarios”. El vaciado de la Modelo afecta a más de medio millar de funcionarios no solo del departamento de justicia, sino también de enseñanza o salud. “Los funcionarios con mayor puntuación pudieron pedir su traslado a centros de la ciudad de Barcelona como son el de mujeres y el centro abierto”, informa López. Aun así, fueron muy pocas las plazas que quedaron libres en estas prisiones. “En la mayoría de casos como mínimo han obligado a trasladar a los funcionarios a centros que cómo mínimo están situados a 40 kilómetros de Barcelona y, sino, a Tarragona o Figueres”, destaca.

“Al haber eliminado la Modelo antes de construir otra prisión en la Zona Franca los funcionarios se han ido colocando en plazas y, al final, hay más de medio centenar de interinos que se han quedado sin trabajo”, denuncia el sindicalista. López anuncia, además, que hay trabajadores de la Modelo que se están organizando y montando una asociación “porque parece ser que si no dignificamos nosotros el trabajo que se ha realizado en los últimos años en la Modelo, no lo va a hacer nadie. En la Modelo también se ha trabajado en la democracia, no todo fue represión franquista allí dentro”. El sindicalista asegura que el cierre ya está arrastrando problemas: “Ha aumentado la conflictividad en otros centros ya que los familiares de los presos, a veces, tienen que recorrer muchos kilómetros para las visitas”, sentencia.

Junto a la salida de los presos aparecieron las lágrimas en los rostros de algunos funcionarios. “Ya nunca más volveremos a trabajar juntos”, lamentaba una funcionaria. Mientras, recordaban presos ilustres como Ruiz Mateos, el Vaquilla o Rodríguez Menéndez.

Más información