Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bomberos de la Xunta se acercan a la época de incendios con vacantes sin cubrir

Medio Rural, que sitúa en el 1 de julio el inicio del periodo de riesgo grave, anuncia incorporaciones paulatinas

Incendio en Cualedro (Ourense) en agosto de 2015.
Incendio en Cualedro (Ourense) en agosto de 2015.

Galicia afronta el que se prevé que será un verano de gran riesgo de incendios forestales con una plantilla “considerablemente mermada” en número de trabajadores y en dotación de medios materiales. “Lo denunciamos ahora para que no nos tilden de oportunistas si lo hacemos en pleno verano”, sostienen los representantes sindicales de los trabajadores del Servizo de Prevención e Defensa contra Incendios Forestais (SPDCIF) de la Xunta en Ourense, la provincia más castigada en lo que va de año.

Los trabajadores se han concentrado este martes, convocados por los cuatro sindicatos del sector (UGT, CC OO, CIG y CSIF) ante la jefatura territorial de la Consellería de Medio Rural para reclamar que se cubran las 83 vacantes -por vacaciones, bajas o sustituciones- actuales. La Xunta, que maneja otras cifras, sostiene que el personal en Ourense está “dentro de las ratios normales del personal del servicio contraincendios de la Xunta” y sitúa en el 1 de julio el periodo de “máximo riesgo”.

Los trabajadores ourensanos alertan de que la falta de personal para luchar con efectividad contra los incendios forestales es más grave en las comarcas en donde es precisamente más necesaria, como es el caso de los distritos de Verín-Viana y Baixa Limia y aseguran que en el primero de estos siguen sin cubrirse 23 plazas de las 95 totales, un 24%, y en el de la Baixa Limia, el 22%. Unas cifras que consideran preocupantes en un año de especial virulencia incendiaria y con el precedente de un mes de abril reconocido por la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, como “un mes incendiario” que se saldó con una cifra desorbitada de fuegos: 386, una cantidad que dispara el balance anual que hasta ese momento era ya de 3.000 hectáreas de monte calcinadas.

Las deficiencias que denuncian se hacen extensivas al material de protección que utilizan (sostienen que debe ser repuesto anualmente y llevan tres años con el mismo) y a que la única brigada pública que hay con base aérea en la provincia, la de Vilamaior, “está inoperativa por falta de personal” mientras que otras cuentan con apenas tres integrantes. Unos datos, destacan, que evidencian las necesidades reales de la provincia de Ourense en la que, según datos del Ministerio de Medio Ambiente, ardieron el año pasado 11.355 hectáreas.

Los trabajadores forestales han obtenido del representante de Medio Rural en Ourense el compromiso de “volver a reclamar” a la consellería la cobertura de 43 de esos 83 puestos libres “de los que solo ha accedido a cubrir 19”. La Consellería de Medio Rural ofrece, no obstante, otros datos. Asegura que de las 531 plazas de Ourense hay 63 libres: 38 vacantes y 25 de bajas por enfermedad. Y puntualiza que ya ha iniciado la provisión de 21 de esas vacantes y de cinco de los puestos libres por las incapacidades temporales. Estas cinco bajas se cubrirán en los distritos de Verín-Viana y A Limia, sostiene el gabinete que preside Vázquez, destacando que se reforzarán así las zonas más castigadas.

Las incorporaciones de personal se harán “de forma progresiva y siguiendo un calendario acordado con los sindicatos”, aseguran desde la consellería. Para la campaña de alto riesgo cuyo comienzo Medio Rural sitúa en el primer día de julio sostiene que Galicia dispondrá de un operativo de 5.700 efectivos de la Xunta reforzados, hasta alcanzar los 7.000, por personal del Ministerio, del Ejército y de las fuerzas de seguridad del Estado.Los trabajadores insisten en que la solución a la falta de puestos en el servicio público “no está en las cuadrillas de los Ayuntamientos y alertan, además, del “peligro” que suponen esos refuerzos que cita la Xunta. “En algunos incendios ha llegado a haber hasta 14 organismos diferentes, con el caos que eso genera”, protestan.