Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona saca ‘segways’ y patinetes de las aceras

Los vehículos de movilidad personal tendrán que circular por carriles bici o zonas pacificadas

Turistes en 'segways' a Barcelona.
Turistes en 'segways' a Barcelona.

En tiempos de adelantos de todo tipo (y también en movilidad) y batalla por el espacio público (y concretamente las aceras), el Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado la nueva normativa que regula la circulación de patinetes eléctricos, segways, ruedas y plataformas eléctricas o triciclos y bicis de carga y para turistas. El Consistorio de la alcaldesa Ada Colau ha incluido estos llamados vehículos de movilidad personal (VMP) en la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos.

 Básicamente, lo que hace es expulsarlos de las aceras y obligarles a circular por carriles bici y en algunos casos permitirles circular por la calzada, con el resto de vehículos. Las multas oscilan entre 100 y 500 euros.

La nueva norma para los Vehículos de Movilidad Personal

Luces y timbre. Tienen que llevar todos menos los patinetes pequeños y ruedas eléctricas.

Seguro. Solo los vehículos que prestan servicio comercial o de ocio, en grupos.

Casco. Solo los usuarios en grupos comerciales.

Edad mínima. 16 años para todos los usuarios y vehículos.

Registro. Obligatorio para los vehículos que hacen actividad economica, para verificar si cumplen los requisitos técnicos

Multas. Entre 100 y 500 euros en función de la gravedad de la infracción.

La nueva norma, que entrará en vigor antes de un mes, divide estos vehículos en cinco categorías en función de su tamaño, peso, velocidad o uso. En todos los casos, se prohíbe circular con ellos a menores de 16 años y, al estar contemplados en la ordenanza de circulación, se prohíbe conducirlos bajo efectos de alcohol o drogas.

La primera de las categorías es la de patinetes eléctricos pequeños y ruedas y plataformas eléctricas, que tendrán que circular por carril bici o calles de plataforma única (donde los peatones tienen prioridad). Los patinetes eléctricos más grandes y los segways tendrán que circular también por carril bici, calles de plataforma única y además podrán circular por la calzada en calles pacificadas, donde la velocidad máxima es de 30 kilómetros por hora. Otro capítulo son los triciclos, sean de uso personal, para ocio o transporte de mercancías. Tienen que circular todos por carril bici y en el caso de los de ocio pueden bajar a la calzada en calles secundarias. Los de mercancías también pueden circular por calles de la red básica.

La concejal de Movilidad, Mercedes Vidal, defendió una modificación que busca “regular y resolver los problemas que puedan ocasionar estos vehículos y preservar las aceras para los peatones”. En la votación, el gobierno contó con el apoyo de ERC, la CUP y el concejal no adscrito, Gerard Ardanuy. El PDeCAT criticó una norma que aseguró que será difícil de aplicar y en el caso de los triciclos afirmó que será difícil que circulen por los carriles bici porque son demasiado estrechos.
La ordenanza también fija los supuestos de circulación cuando los VMP se utilizan con finalidad de ocio o turística. Los patinetes y segways podrán circular por toda la ciudad, cumpliendo la norma, cuando el grupo sea de solo dos personas y un guía. Los grupos de más personas tienen seis rutas marcadas por varios distritos de la ciudad.

Barcelona Segway Glides fue la primera empresa que ofreció, en 2005, tours turísticos en España a bordo de estos innovadores medios de transporte. El empresario Edgar Torras compró seis aparatos y se lanzó a hacer de guía para turistas. Hoy sigue igual pero indignado por la presión política que recae sobre negocios como el suyo: “Como esto siga así, voy a tener que cerrar”. Torras aseguraba ayer que jamás había tenido ningún problema hasta que empezaron a proliferar las empresas de patines eléctricos. “Yo tengo la obligación de alquilar mis segways con guía mientras que los patines se los ofrecen a turistas que, en ocasiones, ponen en peligro a la gente”. El empresario afirma que las rutas cerradas o bajar a la carretera le llevarán a la quiebra. “A mí me contratan familias y vamos con un segway diseñado para ir por la acera no puedo ponerles en peligro”.

Por otro lado, un empresario de patines eléctricos de la Barceloneta aseguraba no sentirse coaccionado porque “sólo alquilo no soy responsable de las infracciones que cometan mis clientes”.

 

 

 

 

Más información