Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Especial Educación

Cómo elegir colegio en la Comunidad Valenciana

Las asociaciones de padres aconsejan informarse sobre el proyecto del centro y valorar qué servicios presta

Clase en un colegio valenciano.
Clase en un colegio valenciano.

Miles de padres y madres se encuentran estos días con la difícil tarea de seleccionar el centro escolar para sus hijos. La proximidad del centro al domicilio, las actividades extraescolares, el horario lectivo o las infraestructuras son aspectos a valorar. Màrius Fullana, presidente de la confederación autonómica de madres y padres de alumnos Gonzalo Anaya, aconseja a las familias que pregunten sobre el funcionamiento del colegio al que quieren llevar a los niños “al Ampa, al profesorado e incluso al Ayuntamiento de la localidad donde se encuentre el centro escolar”. Los padres del Ampa del colegio van a compartir sus experiencias y resolver muchas dudas. La confederación Gonzalo Anaya aconseja elegir la educación pública porque, “a pesar de los recortes y las deficiencias en las infraestructuras”, garantiza la formación del profesorado, educa en valores, es plurilingüe, coeducativa en igualdad e integradora, y “representan la sociedad que tenemos”, asegura Fullana.

Desde la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia (Fcapa) se recomienda valorar el ideario y el carácter propio del centro “porque, en nuestro caso, hablamos de colegios concertados”, explica Vicente Morro, presidente de Fcapa.

También es importante el resultado académico, y la forma de lograrlo: comprensión, memoria, innovación pedagógica, aprendizaje cooperativo. Hay centros que han hecho una apuesta importante por el tema de las lenguas, otros que tienen un refuerzo en el área del deporte o de la formación musical y tienen bandas de música o clases extraescolares orientadas a aprender a tocar instrumentos. Por último, está el factor de vinculación al colegio. Por ejemplo, un colegio al que fueron los padres, o los abuelos. O una orden religiosa a la que se tenga vinculación, señala Morro, “por eso defendemos la libertad de elección”.

La escuela ha de asegurar la integración total del niño. Màrius Fullana sugiere a los padres que se informen de los horarios lectivos del centro, de si el profesorado va a encargarse de la atención del niño más pequeño o de si hay comedor y escuela mañanera. Si el alumno tiene alguna necesidad especial para el aprendizaje o vinculada a su alimentación, debe plantearse a los responsables de la escuela y valorar qué tipo de asistencia le van a ofrecer. “Lo más importante es no tener miedo a preguntar nada”, insiste el presidente de la confederación de Ampas. Desde la comunidad educativa, formada por familias y profesorado, se entiende que es la primera vez que los padres dejan a los niños en la escuela, y por eso se hace una incorporación de manera progresiva para que esa novedad se asuma de la mejor manera posible por parte de los progenitores y de los nuevos alumnos.

Los padres también se interesan por la calidad de las instalaciones del colegio o el material educativo. Por ejemplo, si hay banco de libros o si van a tener algún gasto extra. La educación pública no requiere llevar uniforme y es totalmente gratuita, exceptuando el servicio de comedor, aunque “reivindicamos que se asuma por parte de la administración”, concluye el presidente de la Gonzalo Anaya.