Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El reglamento del Parlament se reformará sin escuchar a los expertos

Junst pel Sí y la CUP vuelven a pasar el rodillo y vetan todas las comparecencias que pedía la oposición

Reunión de la Mesa del Parlament.
Reunión de la Mesa del Parlament.

Junts pel Sí y la CUP han vuelto a pasar este jueves su rodillo independentista en el Parlament. La mayoría independentista ha vetado la comparecencia de dos juristas que solicitaba la oposición para ser escuchados en la comisión parlamentaria que tramita la reforma del reglamento de la cámara.

Es una situación idéntica a la que se produjo el pasado martes, cuando ambos grupos ya vetaron también todas las peticiones de Ciudadanos, PSC, Catalunya sí que es Pot y el PP el primer día que se reunió la comisión de investigación del caso Vidal y tenía que aprobar su plan de trabajo. En la práctica eso supuso el cierre de la comisión, algo insólito en los 37 años del Parlament tras la restauración de la democracia.

La reforma del reglamento de la cámara que impulsan Junts pel Sí y la CUP es la herramienta que se empleará para aprobar por el procedimiento de urgencia la ley de ruptura. Con el redactado actual es imposible hacerlo, pero la reforma que proponen los dos grupos independentistas permitirá que un solo grupo parlamentario pueda presentar una proposición de ley para tramitarla por el procedimiento de urgencia.

De esa manera, cuando más convenga a la estrategia independentista y se esté celebrando un pleno ordinario se modificará el orden del día a petición de la mayoría de la cámara y en apenas unos minutos se aprobará esa ley de desconexión que es la que ha de servir para convocar el referéndum.

Los dos juristas que han sido rechazados por Junts pel Sí y la CUP en la comisión de reforma del reglamento eran los catedráticos de Derecho Constitucional Xavier Arbós y Joan Vintró, propuestos por el PSC y Catalunya Sí que es Pot.

La decisión de Junts pel Sí y la CUP ha sido criticada duramente por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, quien ha asegura sentirse "indignado" por lo ocurrido. "Estamos ante una democracia de baja calidad", ha dicho. "Se quiere hacer avanzar un debate político sobre la base de la opacidad y de limitar el papel de la oposición y no hay ningún fin que justifique estos medios", ha asegurado.