Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña lleva a la Fiscalía 15 contenidos web que incitan al suicidio

El Consejo del Audiovisual de Cataluña detecta otra quincena de casos que dan un mensaje complaciente sobre este tipo de muerte en la Red

Fármacos para un suicidio asistido en una clínica de Zúrich (Suiza)
Fármacos para un suicidio asistido en una clínica de Zúrich (Suiza)

El caso de la menor ingresada en Barcelona tras participar en la Ballena Azul, un juego de retos que incita al suicidio, ha vuelto a abrir el debate sobre los riesgos de la red. Internet no es, ni mucho menos, inocuo. El Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) ha llevado a la Fiscalía 15 contenidos web que incitan deliberadamente al suicidio, un delito tipificado en el Código Penal y que puede acarrear hasta cuatro años de prisión. El CAC encontró que seis vídeos de Youtube, cuatro blogs, dos páginas web, dos foros y una cuenta de Twitter instan abiertamente a morir por suicidio.

El informe del CAC sostiene que, de los primeros 50 vídeos que aparecen en Youtube vinculados a la palabra suicidio, el 58% "se pueden considerar contenidos de riesgo en relación con el comportamiento suicida". En cambio, este mismo ejercicio en Google muestra que el 44% de las respuestas están vinculadas a la prevención o disuasión de consumar una muerte por suicidio. Sólo el 10% es considerado contenido de riesgo. "Hemos encontrados varios tipos de factores de riesgo: discursos complaciente sobre la muerte por suicidio, mensajes que invitan al suicidio y contenidos que favorecen un efecto imitativo", sostiene el presidente del CAC, Roger Loppacher. Los videos denunciados por el CAC tienen más de 4.2 millones de visualizaciones y la cuenta de Twitter dispone de unos 16.700 seguidores. El organismo público ha exigido a los proveedores web que retiren de sus plataformas estos contenidos.

Desde métodos efectivos para suicidarse hasta sugestionar directamente al usuario para consumar el acto. Esos son algunos de los contenidos que el CAC ha denunciado. Incluso, alerta Loppacher, "se observa la propuesta de crear grupos suicidas o bien se insta a formar parte de un suicidio doble o colectivo". En este sentido, el presidente del CAC avisa de que, tal y como sucede con el caso de la Ballena Azul, que arranca en Facebook y sigue vía mensajería privada, "parece que estas conversaciones tendrían continuidad en programas de mensajería y plataformas cerradas". En los casos analizados, el CAC detectó que una de estas invitaciones a "grupos suicidas" tenían hasta 111 respuestas donde los usuarios daban su número de teléfono para incorporarse a un grupo de WhatsApp privado.

El CAC ha detectado también otra quincena de contenidos web que presentan un mensaje complaciente sobre la muerte por suicidio, empleando un lenguaje poético e imágenes efectistas para adornar fantasías románticas y poner en valor los "valores positivos" de consumar el acto, como la paz, el descanso, la valentía...

Los expertos alertan de que el origen de los contenidos web denunciados es tanto de Cataluña y otras partes de España, como del resto del mundo. Y añaden que el colectivo de riesgo más vulnerable son los adolescentes. "No somos conscientes, como padres, que en Internet también hay peligros. La principal herramienta de prevención es fomentar la comunicación", advierte Cecilia Borràs, de la Asociación Después del Suicidio-Asociación de Supervivientes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada 40 segundos una persona muere por suicidio en el mundo.

 Borràs reconoce que el informe pone sobre la mesa "una realidad que ya habíamos detectado. La gente que muere por suicidio había consultado antes páginas web sobre cómo hacerlo". Por este motivo, avisa de que hay que poner el foco en los colectivos más vulnerables. 

Más información