Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de Personal de Baltar, investigado en una operación por fraude en cursos de formación

El técnico de la Diputación y alcalde de Monterrei está ya imputado en la causa contra el presidente ourensano por ofrecer empleo por sexo

El jefe de personal de la Diputación de Ourense y alcalde del Ayuntamiento de Monterrei, José Luis Suárez (PP), está siendo investigado por supuesta participación en una trama de cursos de formación fraudulento. En la investigación judicial que trata de determinar si se ha incurrido en los presuntos delitos de falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, contra la Administración Pública, blanqueo de capitales, estafa y cohecho, Suárez figura como supuesto contacto en la Diputación del titular de un centro académico.

Los investigadores sostienen que la presunta trama, ideada por el responsable del centro de enseñanza San Pablo de la capital ourensana, contaba con la participación activa de su esposa que se habría servido de su cargo de responsabilidad en la Xunta de Galicia utilizando un sello de compulsa personal que validaba documentación falsificada para obtener subvenciones de la Xunta de Galicia, Ayuntamiento y Diputación de Ourense y de fondos europeos. De esta forma habrían obtenido entre 2005 y 2012 algo más de medio millón de euros en ayudas. Una cantidad a la que hay que sumar cerca de 100.000 euros presuntamente estafados a la Seguridad Social.

Para dificultar el control de los movimientos bancarios realizados a nombre de la asociación ficticia Aexpa, el matrimonio abrió y dio de baja presuntamente diversas cuentas bancarias en distintas entidades, según se desprende del informe policial. El papel del jefe de Recursos Humanos de la Diputación, que fue citado este jueves en Comisaría pero que no quiso prestar declaración por no contar con la presencia de su abogado, sería el de contacto encargado de contratar en la institución provincial a algunos alumnos previo cobro de determinadas cantidades de dinero que podrían alcanzar los 12.000 euros. Los investigadores sostienen que al menos dos de estas personas, acompañadas del dueño del centro de estudios, se reunieron con el alto cargo de la Diputación y consiguieron contratos temporales en ese organismo.

La presunta trama abarca a otras empresas de la ciudad, suministradoras de material, que, según la investigación, elaboraban facturas falsas por grandes cantidades de dinero. Hasta el momento solo pasó a disposición judicial el matrimonio propietario del centro de estudios. Ambos, que se acogieron a su derecho a no declarar, quedaron en libertad en condición de imputados. José Luis Suárez es uno de los cientos de aprobados vinculados al PP ourensano contratados en la Diputación por el primero de los Baltar a lo largo de sus dos décadas al frente de la institución. El empleo masivo de afines a este partido en el entorno del congreso provincial del PP al que aspiraba en 2010 el hijo del entonces todopoderoso Baltar le costó al autodenominado cacique bueno una condena por prevaricación. Según el testimonio del exbarón en el juicio en el que fue condenado, él indicaba a Suárez a quién tenía que contratar, obviando los requisitos legales.

Suárez no es un técnico al uso. De la misma forma que el primogénito de Baltar sucedió a su padre en todos sus cargos públicos, el jefe de Recursos Humanos de la Diputación hizo lo propio con el suyo, uno de los más fieles baltaristas: heredó de él la alcaldía del Ayuntamiento de Monterrei (el primer puesto en la lista del PP) y la presidencia local del partido. Antes había aprobado ya una de las controvertidas oposiciones de la Diputación. Apenas unos años después, el hijo-heredero del regidor de Monterrei se ve salpicado por esta investigación judicial mientras hace frente a su imputación (junto con los dos Baltar) en la causa abierta por otro juzgado para determinar si el hijo-sucesor del “cacique bueno” ofreció a una mujer un empleo, también en la Diputación, a cambio de sexo.

Más información