Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así fue el rescate del espeleólogo atrapado en una cueva de Mallorca

El espeleobuceador Xisco Gràcia permaneció 60 horas a 40 metros de profundidad en una cueva

ATLAS

El espeleólogo y buceador mallorquín Xisco Gràcia fue rescatado al filo de la madrugada de este lunes de la cueva subterránea en la que se encontraba atrapado desde el pasado sábado, cuando sufrió un problema con la bombona de oxígeno con la que estaba buceando junto a un compañero. El especialista se refugió en una cavidad situada a 40 metros de profundidad y a casi un kilómetro de la entrada de la Cova de Sa Piqueta, en el municipio mallorquín de Manacor.

El suceso tuvo lugar el sábado, cuando Gràcia y un grupo de expertos se desplazaron a las cuevas de la zona de Cala Romántica para realizar una inmersión. El desaparecido y un compañero se sumergieron y en un momento determinado del recorrido a través del subsuelo, Gràcia tuvo un problema con su bombona de oxígeno y se refugió en una bolsa de aire para respirar, mientras su compañero volvía a la superficie para buscar al resto del grupo y regresar a por él con otra bombona. Sin embargo, al intentar retornar al lugar no lograron dar con él.

Los servicios de emergencia desplegaron en la zona un amplio dispositivo de rescate, con buceadores y compañeros del Grup Nord de Mallorca, que recorrieron buena parte de las cuevas subterráneas del lugar aunque no dieron con él en toda la jornada del domingo. Al caer la noche, se unió a las tareas una máquina perforadora que trató de acceder desde la superficie a la zona en la que había desaparecido el buceador. Sobre las seis de la tarde del lunes, uno de los integrantes del grupo de expertos espeleólogos al que pertenece Gràcia logró dar con él en una pequeña cavidad a 40 metros de profundidad. Se encontraba en buen estado de salud y logró salir a la superficie ayudado por los equipos de rescate al filo de la medianoche.

El espeleólogo ya ha sido dado de alta tras pasar unas horas en observación y se recupera en su casa. En declaraciones a Ser Mallorca, ha reconocido que su principal miedo fue que su compañero no hubiera tenido aire suficiente para salir a la superficie y dar la voz de alarma. “Pensaba que habían pasado cinco días y que mi compañero no había podido salir” ha declarado Gràcia, para quien el principal problema fue que no tenía aire en la bombona para volver a desandar el camino y salir a la superficie.

Xisco Gràcia, de 55 años, es un espeleobuceador experto en este campo que lleva más de veinte recorriendo el subsuelo y las cuevas sumergidas de la zona de Manacor. Ha trabajado en la señalización y topografía de las grutas de Sa Cova des Coll y Sa Gleda, en Manacor. Precisamente, con esta última protagonizó un capítulo del programa Desafío Extremo del aventurero Jesús Calleja, al ser considerado el recorrido subacuático más largo de Europa.