Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo duplica las penas a cuatro asesinos de un abogado

Díaz Moñux fue defensor de jefes del narcotráfico y de la mafia rusa

Facultativos del Samur atienden al abogado Alfonso Díaz Moñux, tiroteado a la puerta de su casa. Ampliar foto
Facultativos del Samur atienden al abogado Alfonso Díaz Moñux, tiroteado a la puerta de su casa.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha duplicado prácticamente las condenas para cuatro de los siete condenados por el asesinato del abogado Alfonso Díaz Moñux, de 45 años, por un posible ajuste de cuentas relacionado con el crimen organizado. Fue perpetrado el 18 de diciembre de 2008, cuando el letrado entraba en el garaje de su domicilio, en el número 14 de la calle de Antonio Rodríguez Villa (Chamartín). Dos hombres se acercaron a su vehículo y le dispararon dos veces en la cabeza. Murió al día siguiente.

La sentencia del Tribunal Supremo ha estimado los recursos presentados por las acusaciones particulares, ejercidas por los padres, la esposa y las hijas del fallecido, que había defendido a jefes del narcotráfico y de la mafia rusa. Los magistrados han elevado de 11 a 20 años los años de prisión para uno de los dos sicarios que cometieron el asesinato, Jonny-Alexander Echeverri Olmos. Los jueces entienden en su fallo que la condena que le corresponde no es la de mero conspirador, sino la de autor.

Otro de los condenados en primera instancia por la Audiencia Provincial de Madrid, Francisco González Álvarez, también tendrá que cumplir mayor condena. En lugar de los 12 años iniciales deberá permanecer en prisión 20, según el fallo. Los jueces le consideran cooperador necesario del asesinato, cometido entre otros por dos hijos suyos. Por último, también eleva la pena de seis a 10 años de cárcel para Ibrahim Arteaga Astudillo y John Edwards Montoya Flórez, por ser cómplices del asesinato y no conspiradores.

La Sala Segunda del Tribunal Supremo, en sentencia de la que ha sido ponente el magistrado Julián Sánchez Melgar, rechaza los recursos que habían planteado tres de los condenados: Francisco González Álvarez y sus hijos Fernando y Javier González Hernaiz. Ello supone que al primero de estos dos últimos se le mantienen 21 años de cárcel por asesinato alevoso, y al segundo, 24 años y cuatro meses de prisión por asesinato alevoso y tenencia ilícita de armas. El séptimo condenado, José-Alexander Arenas Arango, que no recurrió, mantiene su condena a tres años y siete meses de prisión por conspiración para el asesinato.

La sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid fue ratificada posteriormente por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Los hechos probados de este fallo mantienen que durante los días previos al crimen los condenados vigilaron el domicilio y el despacho profesional de Díaz Moñux. El asesinato se produjo alrededor de las 21.30 del 18 de diciembre de 2008, cuando el letrado entraba con su todoterreno por la rampa del garaje de su domicilio.

Javier González Hernaiz y un sujeto no detenido ni identificado se aproximaron por la parte izquierda del vehículo con la cara tapada. Uno de ellos efectuó dos disparos con una pistola semiautomática del calibre 9 mm corto, que impactaron en la cabeza de la víctima, ocasionándole la muerte al día siguiente, según recoge el fallo de la Audiencia Provincial.

El encargo de asesinar al abogado se hizo a cambio del pago de una suma no determinada de dinero en concepto de precio. La víctima había recibido diversas amenazas de muerte en los meses anteriores a su fallecimiento.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información