Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bartomeu Marí ‘vuelve’ al Macba con polémica

Los artistas denuncian que el exdirector del museo, protagonista de la peor crisis del centro, sea comisario de la próxima exposición

La polémica escultura que costó el puesto a la cúpula directiva del Macba.
La polémica escultura que costó el puesto a la cúpula directiva del Macba.

El próximo jueves el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) inaugurará una exposición del fotógrafo y teórico libanés Akram Zaatari, fundador de la Arab Image Foundation. La muestra de indudable interés ha sido comisariada por Hiuwai Chu, conservadora en plantilla del museo, y Bartomeu Marí, exdirector, actualmente al frente del National Museum of Modern and Contemporary Art de Seúl (Corea), que coproduce el proyecto con el centro barcelonés. Como era de esperar la polémica está servida. Bartomeu Marí presentó su dimisión de la dirección del Macba hace dos años, tras el episodio de censura de una obra que representaba el rey emérito Juan Carlos siendo sodomizado por una líder campesina boliviana. Sus confusas actuaciones de aquellos días sumieron el Macba en una de las peores crisis de su historia y le obligaron a irse, no sin antes despedir fulminantemente a los dos conservadores que seleccionaron la obra incriminada, Valentín Roma, actual director de la Virreina, y Paul B. Preciado. El despido, considerado improcedente, ha costado a las arcas del museo 101.000 euros.

Los primeros en pronunciarse sobre la vuelta de Marí al Macba han sido los artistas de la PAAC (Plataforma Assembleària d’Artistes de Catalunya). En un comunicado piden al actual director “no permitir que el nombre del señor Marí esté presente en la que queremos sea una etapa constructiva y esperemos prometedora”.

“Esperemos que esta nueva etapa incluya un debate a fondo sobre la estructura interna de la institución, que requiere una transformación radical, si no queremos que prosigan las malas prácticas que le afligen desde sus inicios”, continúa la nota, que ha sido ampliamente compartida y debatida en las redes sociales, amplificando un debate latente que nunca ha sido realmente zanjado. El gestor cultural Gerardo Peral ha manifestado su disconformidad con la posición de la PAAC, defendiendo en su post los trabajadores del museo, que según el gestor resultan los más afectados. “La exposición de Zaatari está programada hace más de tres años, ¿no sería un acto de censura cargarse al comisario sea quien sea?”, se pregunta Peral, recordando que Marí no percibirá honorarios para el comisariado y no participará en la inauguración, tal y como confirmó el director del Macba, Ferran Barenblit, a este diario hace ya unas semanas.

También regresa el PEI

Creado por el Macba en 2006 como un programa experimental sobre las nuevas formas de producción de conocimiento, ajenas a los contextos académicos, el PEI (Programa de Estudios Independientes) se clausuró a raíz del despido de Paul B. Preciado, su director. Ahora regresa de la mano de Pablo Martínez, nuevo jefe de Programas del museo, con 450 horas lectivas y una matrícula de 3.000 euros, que ha sido ya objeto de críticas. Además de las clases teóricas, el programa se articula a través de talleres, proyectos de investigación y conferencias abiertas al público.

Ha manifestado su opinión también el docente y crítico Joan Minguet Batllori, que ha recordado todos los proyectos en marcha de los conservadores despedidos que fueron cancelados. “De aquella tempestad llega este fango. No tengo nada en contra del actual director, pero no puedo ocultar que su silencio me incomoda”, afirma Minguet. Según el docente, solo hay dos posibles explicaciones por esta actuación, “O la Fundación Macba, con importantes monárquicos al frente, continua ejerciendo un poder desmesurado directa o indirectamente sobre el día a día del museo y debe pagar los favores que pidió hace dos años. O, aun peor, que definitivamente es mentira que aquel museo sea un espacio de libertad”. Más allá de los diferentes matices, todos están de acuerdo en la necesidad de abrir un debate sobre el modelo de gestión del Macba, un consorcio público privado, que al principio fue considerado un ejemplo a seguir a nivel europeo. “Nadie quiere una nueva crisis en el Macba, a pesar de lo cual todos somos conscientes que si no se producen cambios profundos en su estructura, estaremos sosteniendo una ficción. La PAAC ha ayudado a destapar la caja de Pandora...”, concluye Nora Ancarola que fue la última presidenta de la asociación de artistas antes de que cambiara su formato.

Un portavoz del museo ha revelado que el comunicado de los artistas ha sorprendido Barenblit, ya que en las últimas semanas se reunió con representantes de la PAAC y del ACCA precisamente para conversar sobre este tema. “El jueves durante la rueda de prensa de la muestra de Zaatari estará disponible para cualquier aclaración”, ha asegurado.