Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jardines secretos, inversores y ocio en la feria del cannabis

Un lobby americano a favor de la legalización celebra el primer congreso europeo en Barcelona con emprendedores

Spannabis, la mayor feria cannábica, abre sus puertas en Cornellà.

Mientras todas las policías libran una batalla desgastante y continua contra el cultivo y el tráfico de marihuana, el sector mueve cada día más interés y más dinero. “No hay negocios de los que de cinco puedas hacer diez. La marihuana es de los pocos sectores que puedes ganar dinero”, explica Antonio, un empresario andaluz de 60 años que no quiere dar su apellido —“soy conocido”—, y que subraya que ni fuma, ni tiene otro interés que no sea la inversión.

Lo cuenta mientras pasea por la decimocuarta edición de Spannabis, una de las mayores ferias cannábicas del mundo que abrió ayer sus puertas en Cornellà, en un espacio de 17.000 metros cuadrados, donde el año pasado participaron 30.000 personas. Paralelamente, en Barcelona se celebró del 7 al 9 de marzo un congreso organizado por ArcView Group, una plataforma americana a favor de la legalización que busca inversores para el sector del cannabis. Se trata de la primera reunión celebrada en Europa. Todos coinciden en que no hay mejor sector para multiplicar beneficios.

Por ahora, en España, se pueden vender semillas, productos para que crezcan las plantas, leds, ventiladores, máquinas para hacer cigarros de 100 en 100... Pero cultivar, trasladar y vender marihuana está prohibido. Incluso los clubes cannábicos, que habían logrado la batalla para constituirse, chocan con sentencias del Supremo y decenas de operaciones policiales en su contra.

Pero eso no impide que Spannabis registre largas colas para entrar. Sergi y Núria, dos jóvenes de 22 años de Tossa de Mar, buscan semillas y productos para mejorar el cultivo. Han pagado 18 euros cada uno por un día. “Los tres días nos costaba 43 euros, pero vivimos lejos como para sacarle provecho”, cuenta él, mientras ella pide muestras a uno de los expositores.

En Spannabis hay de todo: desde jardines secretos (en una especie de tiendas de campaña) pasando por vinos aromatizados con marihuana. Natasha y Carlos están mirando una vitrina repleta de semillas, e intercambiando opiniones. Ella, de 54 años, ha recaído de su cáncer de pecho. Pensaba que no podría ir Spannabis, que le faltarían fuerzas. “Hace 15 días me recomendaron unas gotas y una crema de marihuana y aquí estoy”, celebra, feliz de haber podido viajar desde Valencia para visitar la feria.

Precisamente, el uso medicinal es el que creen los expertos que antes se legalizará en España. Así lo contaron desde la plataforma Regulación responsable en una mesa de debate al respecto. Porque Spannabis no son solo expositores y visitantes, también tiene espacio para conferencias, conciertos y debates.

La feria dura hasta el domingo. “Entonces ya nos tocarán los visitantes más cansados. Ahora aún derrochan energía”, cuenta Edgar Parra, que tiene dos franquicias de Growbarato.net en Reus y Amposta. Para atraer a los visitantes ha montado una ruleta. Una vuelta cuesta 3 euros; dos, cinco. El regalo es asegurado: semillas, bebidas, entre otros de sus productos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >