Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiesta estadounidense a pie de mar

Miles de estudiantes norteamericanos celebran el ‘spring break’ en Barcelona

Algunos de los estadounidenses que han participado en el festival del AbroadFest.
Algunos de los estadounidenses que han participado en el festival del AbroadFest.

Miles de estudiantes norteamericanos llegados de toda Europa eligieron este viernes Barcelona para celebrar su particular spring break (vacaciones de primavera). La quinta edición del festival AbroadFest está consolidando a la capital catalana como el punto de encuentro de los estudiantes de intercambio estadounidenses que quieren celebrar la llegada de la primavera a pie de mar. El lugar elegido para el segundo día del festival, que este año ha reunido a más de 15.000 estudiantes, fue el Shoko Club, frente a la playa de la Barceloneta.

Desde las 18.00 la discoteca se llenó de cientos de universitarios con ganas de bailar la música electrónica de los dj Cheat Codes, Dr. Fresh, Hektor Mass i Wrexter, entre otros. Uno de los participantes fue el jugador estrella del fútbol americano: Rob Gronkowski, campeón de la Super Bowl en 2014 con el New England Patriots.

“Hacía dos meses que no veía a mi mejor amiga”, explicó Adelina Chukerman, de 20 años, originaria de Nueva Jersey y estudiante de Economía en Irlanda mientras abrazaba a Mary, de 21 años, y estudiante Erasmus en París. “Nos quedaremos todo el fin de semana y después volveremos a nuestras universidades”, añadieron las jóvenes, que representaron la mayoría del quórum: el 80% de los participantes eran mujeres, según explicaron los organizadores.

Sin problemas de civismo

Otra de las participantes, Bailey Brown, chapurreaba palabras en español mientras sus amigas le estiraban del brazo para entrar en la discoteca. “Llevo tres meses en Barcelona estudiando un máster en psicología, vamos a estar de fiesta todo el fin de semana”, dijo.

La organización prometió que el público del Abroadfest no causará problemas de civismo durante el fin de semana, como pasaba en otras fiestas como el SalouFest, ya clausurada. “El estudiante americano es cívico, además las fiestas se organizan en recintos cerrados”, explicó el director del evento, Óscar Rosales. 

La organización también explicó que el éxito de la fiesta año tras año supera todas las expectativas y que para próximas ediciones se plantean organizar la fiesta en el Palau Sant Jordi. El organizador añadió que los jóvenes son en su mayoría “de un poder adquisitivo alto” y por eso, durante su estancia en la capital catalana, no escatimarán en gastos. “De media se van a gastar 2.000 euros en cuatro días”, dijo.