Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Dalí paga 2,1 millones por el retrato de la hermana del pintor

La pintura de Ana María no se había vuelto a ver desde que se expuso en 1925

'Figura de perfil' de Salvador Dalí (1925).rn rn rn rn
'Figura de perfil' de Salvador Dalí (1925).

De tres euros de 1929 a 2,1 millones de euros de 2017. No hay nada como la revalorización de las obras en el mercado del arte. En este caso, Figura de perfil, la pintura que Salvador Dalí pintó en 1925 de su hermana adolescente sentada frente a una ventana y mirando el mar. En 1929, tras la primera exposición de Dalí en las galerías Dalmau, Joaquim Cusí, amigo de la familia, la compró por 500 pesetas y ayer la Fundación Gala-Salvador Dalí la compró por 2.109.630 euros, rebasando en 700.000 el precio por el que partía este lote en la sala de subastas londinense Bonhams, tal y como dio a conocer ayer en un comunicado la propia fundación que vela por los intereses del artista.

A finales de pasado mes, la directora de los museos Dalí, Montse Aguer, explicaba la importancia de esta obra aunque mantenía la discreción y prudencia y no desvelaba si participarían en la subasta. En este sentido, Aguer alegaba que “la fundación ya contaba con otras obras de juventud del pintor”. También explicaba que el interés se había disparado por ser una obra poco vista. “Se ha levantado cierto misterio y la hace apetecible”, comentaba a este diario. Pese a eso, había trascendido que técnicos de la fundación se habían desplazado a Londres para comprobar y analizar la obra, desvelando un interés por la misma desde de este centro.

Tras la compra, la Fundación del pintor valora “muy positivamente esta incorporación porque contribuye a enriquecer la colección con el conocimiento de la técnica pictórica del artista en los años previos a su adhesión al grupo surrealista”. El centro recuerda que en 2009 ya adquirió Figura de espaldas, también de 1925, por lo que el centro ya cuenta con dos de las obras que participaron en la primera exposición individual de Dalí celebrada en noviembre de 1925 y cuatro pinturas en las que Ana Maria es la protagonista absoluta.

La salida a subasta, y ahora su compra, permitirá a la Fundación cambiar la única foto que se conocía de 1925 de la pintura que aparece en el Catálogo razonado del artista que era en blanco y negro, estaba cortada, y no aparecía la firma del pintor.

Pese a que la sala londinense no ha desvelado quién había puesto a la venta esta pintura si se sabe que Joaquím Cusí la dejó en herencia, junto con el resto de sus bienes, a su hija Josefina y en los años cincuenta pasó a manos de los actuales propietarios que ahora la han sacado a la luz.

Esta pintura es uno de los doce lienzos de la primera etapa del artista que giran entorno al monotema de Ana María, algo que llevó a Rafael Santos Torroella, uno de los mayores especialistas en la vida y en la obra de Dalí, a hablar de una “Época Ana María” entre los años 1923 y 1926 en la que la hermana aparece en todo su frescor y lozanía de adolescencia. Entre las obras de este periodo destacan Figura en la ventana y Retrato, las dos de 1915 (un año muy prolífico en la carrera del pintor) y las dos conservadas en el Reina Sofía de Madrid.

Ana Maria fue desde las primeras pinturas de Dalí hasta 1929 la musa indiscutible y modelo que inspiró su pintura. Este universo se vino abajo con la llegada, ese mismo año, a Cadaqués, para quedarse toda la vida, de Gala que acabó desplazándola de un plumazo y generando una guerra familiar que tuvo trágicas consecuencias: Dalí fue expulsado de la familia y los hermanos, inseparables hasta entonces, no volvieron a hablarse nunca más.