Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud ha tratado a 9.330 pacientes con los nuevos fármacos de la hepatitis C

El Departamento gastó en 2015 151 millones de euros en estos medicamentos de última generación

Cadena humana en 2014 para exigir el tratamiento gratuito a todos los pacientes con hepatitis C
Cadena humana en 2014 para exigir el tratamiento gratuito a todos los pacientes con hepatitis C

Alrededor de unos 9.300 catalanes ya han accedido de forma gratuita, a través de la red sanitaria pública, a los fármacos de última generación contra la hepatitis C, los llamados antivirales de acción directa, que tienen una tasa de curación que ronda el 97%. Según el Departamento de Salud, desde 2015 —cuando la Generalitat elaboró un dictamen que ampliaba los supuestos reconocidos en ese momento por el Ministerio para dar los nuevos fármacos—, se han administrado 9.330 tratamientos contra la hepatitis C. 

Tal y como explicó el consejero de Salud en varias respuestas parlamentarias, 6.458 pacientes recibieron antivirales de acción directa en 2015. El resto, a lo largo de 2016. "Desde el mes de noviembre de 2014, ya no se requiere la tramitación de una solicitud para iniciar el tratamiento de la hepatitis C, sino que se tratan  todos los pacientes según los criterios clínicos establecidos en el Plan Estratégico para el abordaje de la hepatitis C en el Sistema Nacional de Salud", apunta el consejero de Salud, Toni Comín, en una respuesta parlamentaria del pasado verano. Pese a las reticencias inciales del Gobierno español para el acceso universal a los nuevos fármacos debido al alto precio de los medicamentos, los hepatólogos y expertos que elaboraron el plan estatal acabaron abriendo la puerta al grueso de los pacientes infectados. Así, mientras que al principio el Gobierno solo accedió a tratar a los pacientes llamados F4, con el grado de fibrosis más alto (cirrosis), las nuevas directrices de 2015 permitían el acceso también a los F3 y F2 (precirróticos).

Según el Ministerio de Sanidad, a octubre de 2016, todos los infectados en peor estado (F2, F3 y F4) ya habían recibido el tratamiento. Y también algunos pacientes con grados más bajos (F0 y F1) que, según otros criterios recogidos en el plan nacional, independientemente de su grado de fibrosis son candidatos a estos fármacos. Por ejemplo, personas coinfectadas por VIH, trasplantados no hepáticos con una hepatitis C, personas con riesgo elevado de trasmisión de la infección, o mujeres en edad fértil con deseo expreso de embarazo. En Cataluña, el 44% de las personas medicadas tenían un grado de fibrosis F4 y el 25% un grado F3.

La cuestión económica ha sido la piedra en el zapato para el gobierno estatal y los autonómicos. Según Comín, el coste medio de los tratamientos antivirales de acción directa fue de 24.526 euros por paciente. "Hay diversas combinaciones posibles de tratamiento con una horquilla de  coste entre los 13.739 euros y los 27.271 euros por paciente", indicó el consejero. Según los datos aportados por el Departamento de Salud, en 2011 —cuando aún no se comercializaban los novedosos y carísimos fármacos de última generación—, la Generalitat gastó 149.404 euros en tratar la hepatitis. En 2015, esta partida ascendió a 151 millones. Según Salud, en 2016 gastaron 70 millones en estos nuevos fármacos.

Más información