Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas: “La amputación de Cataluña será una emancipación dulce”

El ‘expresident’ replica a Rajoy y dice que el Gobierno no podrá parar a la sociedad

Francesc Homs (izquierda) y Artur Mas, ayer en Barcelona.
Francesc Homs (izquierda) y Artur Mas, ayer en Barcelona.

“Unidad y movilización” es la receta que ayer puso sobre la mesa el expresidente de la Generalitat Artur Mas para asegurar el éxito del referéndum de independencia que prevé convocar el Gobierno catalán. Señaló que el Estado “puede enfrentarse a un Gobierno, a la mesa del Parlament o a una presidenta, pero no se puede enfrentar a dos o tres millones de personas”. Remachó su intervención replicando a la intervención de Mariano Rajoy del domingo, cuando se refirió a la posible independencia de Cataluña como una “dolorosa amputación”. Para el expresident ésta será para muchos catalanes una “emancipación dulce y liberadora”.

Mas participó en un coloquio organizado por el Ateneu Barcelonès en el que denunció, de nuevo, que el juicio de la semana pasada por la consulta del 9-N es “un aviso a navegantes, porque quien desafía al Estado la paga”, en una clara alusión al camino judicial que seguirá el referéndum prometido por Carles Puigdemont para finales de septiembre, a más tardar.

Otro de los participantes en el acto, el portavoz del Partit Demòcrata en el Congreso, Francesc Homs, que será juzgado por el mismo caso en el Tribunal Supremo, denunció que el 9-N ha demostrado que “el Estado de derecho está enfermo” en España. En su opinión, dado que “los juzgados están tan politizados [en referencia al Tribunal Constitucional y al Supremo], yo estaría más cómodo en un juzgado de primera instancia”, donde, dijo, “la gente se ha sacado la plaza en oposiciones y podríamos hablar más de derecho”.

Homs criticó la existencia de una suerte de “derecho penal de autor”, que sería, en su opinión, el que se ha utilizado en el caso del 9-N. Éste, según dijo, se basa en “unas reglas que yo aplico para todo menos allí donde me interesa aplicar otras cosas”. Y denunció que la Fiscalía ha demostrado en todo el caso del 9-N una doble vara de medir.

Uno de los participantes que más éxito tuvo entre un público entregado a la causa independentista fue el presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, investigado por redactar el manifiesto que argumentaba la pitada al himno español en la última final de la Copa del Rey. Espot obtuvo el apoyo del público cuando recordó haber dicho que “no tengo que dar explicaciones a la judicatura española” cuando fue a declarar ante la Audiencia Nacional. Avisó de que desde las instituciones del Estado “harán lo máximo para judicializar la política y atemorizar”.