Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP hará caer a Puigdemont si no convoca el referéndum

Los anticapitalistas analizan los escenarios posibles en caso de que no se pueda realizar la votación

Anna Gabriel, diputada de la CUP tras su discurso este jueves.
Anna Gabriel, diputada de la CUP tras su discurso este jueves.

La CUP permitirá aprobar los Presupuestos, pero lo apuesta todo a que se convoque el referéndum de independencia. Si el Gobierno catalán no cumple el compromiso, la izquierda anticapitalista hará caer a Carles Puigdemont y a su Ejecutivo de Junts pel Sí. Ese escenario ha estado sobre la mesa durante la asamblea celebrada este sábado por el Consejo Político y el Grupo de Acción Parlamentaria de la fuerza antisistema, en la que más de un centenar de miembros han debatido los posibles “escenarios de la no celebración del referéndum”.

La formación ha añadido más presión al Govern horas después de que el vicepresidente económico, Oriol Junqueras, enviara una carta al ministro de Hacienda en el que señalaba su disposición a participar en la actualización del nuevo modelo de financiación siempre y cuando la Generalitat pueda discutir cara a cara con el Gobierno, sin el concurso de otras comunidades autónomas, solo sobre Cataluña. Junqueras hace suya así la demanda de establecer una relación de bilateralidad que desde hace varios meses blande Puigdemont. El máximo cargo de la Generalitat evitó asistir a la Conferencia de Presidente autonómicos si bien apuesta por que sus consejeros asistan a los foros técnicos multilaterales que convoque el Gobierno central.

La petición de Junqueras no ha agradado en filas de la CUP, que ven contradictorio negociar un modelo de financiación de corte autonomista, por muchas mejoras que aporte respecto al actual, en la recta final de una legislatura en las que se tendrían que aprobar las leyes de desconexión, convocar el referéndum y desobedecer la previsible prohibición por parte del Tribunal Constitucional para celebrarlo. Cuando confirmaron que aprobarían los Presupuestos, los anticapitalistas exigieron que el Gobierno avanzara a mayo los preparativos de la consulta.

En la reunión de hoy, según ha anunciado la CUP a través de un comunicado, se ha dado por hecho que la consulta no será avalada por el Gobierno central. Con esa premisa, ha llegado la diputada Anna Gabriel al encuentro, en el que ha expresado que la “logística” en la que trabaja la formación es la de que “no será autorizado, sino prohibido y perseguido”.

No es otro el escenario en el que trabaja la CUP, que ha demandado al conjunto de los partidos independentistas el inicio de la campaña del “sí” para ganar la consulta, sin que de momento haya obtenido respuesta por parte del resto de partidos secesionistas. Ante las dudas sobre un apoyo del Estado, Gabriel ha señalado que el referéndum se celebre con “credibilidad, rigor y determinación: credibilidad, internacional y nacional, rigor porque ha de ser vinculante y determinación, porque hace falta coraje por parte del Gobierno”.