Urbanismo y Cultura alimentan las divisiones internas en Ahora Madrid

Las protestas del núcleo más rupturista de la confluencia se intensifican en los últimos dos meses

El concejal de Economía, Carlos Sánchez Mato, asiste a la representación de la compañía Títeres de Abajo.
El concejal de Economía, Carlos Sánchez Mato, asiste a la representación de la compañía Títeres de Abajo.VICTOR LERENA

En tan solo tres meses, la plataforma Ganemos Madrid, que aunó fuerzas con Podemos para llevar a la Alcaldía a Manuela Carmena en junio de 2015, ha exacerbado su crítica al gobierno municipal (Ahora Madrid). La protesta se ha dirigido sobre todo contra las áreas de Cultura y Urbanismo, donde Ganemos denuncia el incumplimiento del programa electoral y exige a Carmena disculpas por su denuncia a los titiriteros absueltos por la justicia. La crítica se enmarca en un debate sobre el presente y el futuro del propio Ahora Madrid.

"Ahora Madrid no existe como tal", resumió la alcaldesa, Manuela Carmena, en sus primeros días de gobierno municipal. Esa confluencia, resultado de la unión electoral de Ganemos Madrid —colectivo formado por varios movimientos municipalistas, Izquierda Unida y Equo— y Podemos sirvió para superar al PSOE en la pugna de la izquierda y convertirse en segunda fuerza política en la capital —solo detrás del PP—, con 20 concejales. Casi dos años después, la actividad de los sectores críticos de Ahora Madrid resquebraja la coalición.

La semana pasada, el grupo municipal de Ganemos —formado por los ediles Pablo Carmona, Montserrat Galcerán y Rommy Arce— logró paralizar un punto del pleno municipal sobre la conversión en edificio turístico de un inmueble ubicado en la calle del Divino Pastor, donde el colectivo okupa Patio Maravillas (incubadora de algunos dirigentes de Ganemos) estableció su sede durante unos meses. El concejal del área de Urbanismo, José Manuel Calvo, edil cercano a Podemos, defendió que la anulación del debate plenario se debió al "malestar vecinal", aunque esa misma mañana Ganemos había amenazado con votar en contra de dicha operación.

La crítica a la política urbanística del Ayuntamiento, que Ganemos ha llegado a calificar de "neoliberal", revela el nivel del desencuentro que existe en este ámbito. A ella se suma el reproche público dirigido este domingo a la alcaldesa por su denuncia interpuesta contra dos titiriteros acusados, entre otros delitos, de enaltecimiento del terrorismo por exhibir en un momento de la función una pancarta con el lema: "Gora Alka-Eta".

Más información
Madrid amanece bajo la protección de las super Carmenas
Madrid abre la puerta a prohibir los circos con animales

"Nosotros somos parte del gobierno de Ahora Madrid, pero en el tema de los titiriteros creo que el Gobierno municipal, y sobre todo la alcaldesa, tuvieron pocos reflejos y mucho miedo a la presión mediática", explica a EL PAÍS uno de los portavoces de Ganemos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los titiriteros fueron absueltos y Ganemos enarboló ese juicio como manifestación de los errores de la alcaldesa por haberse dejado presionar por los "medios de comunicación y los partidos políticos que (...) alimentaron la campaña de criminalización de los artistas", según afirmó la formación en un comunicado apoyado también por los ediles próximos a Izquierda Unida Mauricio Valiente y Carlos Sánchez Mato.

Con respecto a los temas de urbanismo, Ganemos defiende el mantenimiento del patrimonio histórico como una "cuestión que estaba en nuestro programa". Mantener "el espíritu" del programa electoral de Ahora Madrid es un punto que no se puede cuestionar, advierten desde Ganemos.

Programa irrealizable

Una posición en parcial desacuerdo con las palabras de la propia alcaldesa, quien reconoció en algunas ocasiones —incluso inmediatamente después de las elecciones— que determinados puntos del programa electoral eran irrealizables.

"La alcaldesa debe entender que todo lo que llevamos a la campaña electoral fue elaborado por mucha gente, y este es el compromiso que hemos adquirido con los ciudadanos. El programa de Ahora Madrid es totalmente viable", responden desde Ganemos. "Otra cosa es que nos encontremos con problemas heredados de anteriores equipos de gobierno", matizan, aunque destacan que el ejecutivo municipal tiene que saber "imaginar" cómo resolverlos.

Con respecto a las relaciones con otras formaciones que conforman la confluencia de Ahora Madrid —entre las cuales se incluye Madrid 129, una escisión del mismo Ganemos—, los miembros de Ganemos consideran que su actitud es colaborativa y no de enfrentamiento. En particular, con Podemos las relaciones se mantienen "cordiales".

Prueba de ello es la reactivación en enero de la llamada Mesa de Coordinación, un órgano colateral a la junta de gobierno, que ha sido convocado para "impulsar" el debate de ideas entre todas las formaciones y buscar una estrategia conjunta. En la mesa participan también independientes, como Luis Cueto, mano derecha de Carmena. Este organismo deberá consensuar una estrategia de Ahora Madrid para los próximos dos años de gobierno, explican desde Podemos.

En la víspera del congreso nacional de Podemos (Vistalegre II), que se celebrará este domingo, las otras formaciones políticas prevén que la victoria de una de las dos corrientes enfrentadas, la de Pablo Iglesias o la de su número dos, Íñigo Errejón, determinará algún tipo de modificaciones en los equilibrios de Ahora Madrid a nivel municipal.

Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento y segunda en la lista de Errejón, podría ser uno de los cargos de Ahora Madrid que se viera afectado en el caso de una victoria de Iglesias. Desde Podemos reivindican el papel de la dirigente, pero lo cierto es que el nombre de Maestre, que durante meses apareció como una de las posibles sustitutas de Carmena para las elecciones de 2019, podría esfumarse. "Ahora Madrid es una suma de personas y colectivos sociales", insisten desde Ganemos, reacios a hablar de candidaturas cuando aún queda medio mandato por cerrar.

Una Mesa de Coordinación para consolidar el proyecto

La Mesa de Coordinación de Ahora Madrid, a la que Podemos volvió el pasado enero, tiene como objetivo comenzar a diseñar una estrategia para la cita electoral de 2019. Podemos, formación liderada en Madrid por Ramón Espinar, ha decidido regresar tras dejar el organismo en marzo de 2016, para "apoyar, reforzar y hacer sólida la gestión del equipo de gobierno".

En esta primera reunión fueron relevadas, entre otros, Sarah Bienzobas y Eva Muñoz —cercanas al número dos de la formación, Íñigo Errejón— y el activista Carlos Huerga, para incluir en su lugar al número dos de Podemos en la Comunidad, Fran Casamayor, y a otras dos personas del sector de Pablo Iglesias. "Podemos cree que es necesario revalidar el gobierno en 2019 para que los cambios sean irreversibles", señalan en este partido.

Desde Ganemos agregan que la mesa tiene que ser "el núcleo de dirección por el que pasen todas las cuestiones trascendentales de Ahora Madrid. Los concejales se deben no solamente a los electores, sino también a las personas que conformamos Ahora Madrid", manifiestan.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS