Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así fue la primera incursión del narcotráfico mexicano en Galicia

El empresario gallego David Temes y otras ocho personas cayeron al intentar introducir 3,3 toneladas de coca. La Audiencia Nacional los ha condenado a 47 años de prisión y 47.000 millones de euros en multas

Droga, armas y dinero decomisados en una operación antidroga.
Droga, armas y dinero decomisados en una operación antidroga.

En 16 de junio de 2010, la dirección general de Aduanas argentinas descubrió mediante imágenes de escáner en el puerto de Buenos Aires un contenedor de 1.647 kilogramos de clorhidrato cocaína con una pureza superior al 70% que estaban ocultos en cajones de manzanas de exportación con destino a España. Una semana después era capturado otro embarque de la misma fruta y con idéntico destino en el puerto brasileño de Santos, que también ocultaba 1.722 kilos de coca. El valor de la droga superaba los 114 millones de euros.

Un año antes, la Unidad de Drogas UDYCO de la Comisaría General de la Policía Judicial, ya había sido alertada por la agencia británica contra el crimen organizado (SOCA) sobre una potente organización gallega, con contactos en México y Colombia, que estaba preparando transportes a España de enormes cantidades de cocaína. Las investigaciones destaparon lo que se confirmó como la primera incursión conocida de intermediarios de los carteles de la droga mexicanos con redes asentadas en Galicia que fletaban contenedores a cambio de cobrar una comisión del 20% del estupefaciente que venia oculto en palés de manzanas de una variedad conocida comercialmente como ¨red delicias¨.

En el objetivo de los proveedores mexicanos estaba David Temes Arnosi,un empresario de Mos(Pontevedra) que dirigía la organización gallega y que ya trabajaba con traficantes colombianos con los que concertaba los envíos de la droga desde Buenos Aires. En abril de 2010, mientras organizaba el transporte del alijo de 1.647 kilos de cocaína desde Buenos Aires, David Temes preparaba otra operación por su cuenta con el mexicano Nicolás Rivera Gámez.

El cargamento de 1.722 kilogramos se embarcaría en el puerto brasileño de Santos, el punto elegido por el enlace de los proveedores mexicanos. En uno de sus informes previos a la aprehensión de la droga, la policía española se refería así a Nicolás Rivera que por aquellas fechas residía en la urbanización La Finca, en Madrid: “En relación a la nacionalidad mexicana de este sujeto, debe señalarse que en la actualidad los grandes clanes mexicanos están copando el negocio del suministro del estupefaciente abarcando gran parte del dominio o control de las exportaciones que se efectúan desde el centro y sur del continente americano.¨

Temes contaba con su primo, el estradense Valentín Temes Coto como representante de sus negocios en Argentina. La firmas importadoras Frutol y Brantina, y la empresa de alimentación de productos gourmet, La despensa de Montxi, eran las tapaderas legales de la organización para importar los contenedores de manzanas que se embarcaban en Argentina y Brasil y que traían camuflados cientos de fardos de cocaína hasta el puerto de Vigo.

Nada más producirse las aprehensiones de ambos contenedores en tan solo una semana, la policía logró intervenir teléfonos y hacer seguimientos de las reuniones que David Temes mantuvo con sus proveedores. Pese al temor a ser descubierto, su objetivo era preparar nuevos envíos para resarcirse de las pérdidas económicas. En noviembre de 2010, el grupo gallego de Temes caía en una redada, también sus proveedores colombianos y el mexicano Nicolás Rivera que pasaron una larga temporada en prisión.

La mayoría fue saliendo con fianzas, y excepto David, todos admitieron los hechos para reducir sus condenas. Ahora, seis años después, la Audiencia Nacional ha condenado al jefe gallego a 10 años de prisión, mientras que para los ocho restantes implicados entre los que se encuentra Nicolás Rivera, las penas han quedado reducidas a cinco y cuatro años por la atenuante de confesión. Las multas, eso sí, han sido millonarias al imponer, a cada uno de los condenados, dos por importe de 339 millones.

Además, la sentencia ordena el decomiso de más de cuatro millones de euros intervenidos en la redada, 1,1 millones localizados en un maletín de Rivera Gámez y tres millones al colombianos Héctor Torres Silva. Para los tres enlaces de la rama de la organización en Argentina, el fallo del tribunal de casación penal fue más contundente al confirmar condenas de 20,15 y 13 años, la máxima para Valentín Temes. ¨Una estructura organizada al amparo de la globalización criminal, que potencia los tráficos ilícitos sin límites ni fronteras y con consecuencias lucrativas millonarias", señaló en la sentencia la Cámara Federal argentina refiriéndose al grupo dirigido por David Temes.

Más información