Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras consuma el recorrido autonómico de la Hacienda catalana con el despliegue de oficinas

La Agencia Tributaria, que recaudará impuestos propios, contará con 168 puntos de atención en todo el territorio

Oriol Junqueras visita la oficina de la Agencia Tributaria de Cataluña en el Poblenou
Oriol Junqueras visita la oficina de la Agencia Tributaria de Cataluña en el Poblenou

A partir del próximo 1 de septiembre, Cataluña contará con un total de 168 puntos de atención de la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC), que se encargarán de recaudar tributos propios y cedidos, de los cuales 19 corresponden a oficinas propias. El Vicepresidente económico Oriol Junqueras ha presentado esta mañana en Barcelona la primera de 15 nuevas sucursales de la ATC que abrirán antes del otoño y con las que la Generalitat consuma el recorrido autonómico de su Hacienda propia. "A toda máquina y con toda la eficiencia", ha asegurado el también líder de ERC.

La nueva oficina, ubicada en el Poblenou, dará cobertura a todo el Barcelonès Nord y entre otras cosas asumirá la recaudación ejecutiva y la liquidación de los tributos propios -la tasa turística, por ejemplo- y cedidos -como el de Sucesiones o Patrimonio - que hasta la fecha realizan en parte las oficinas liquidadoras del Registro de la Propiedad. La Generalitat pagará un total de 550.000 euros en los alquileres de las 15 nuevas oficinas, que se complementan con otras que comparten local con Diputaciones, por ejemplo.

La ATC, de acuerdo con los planes del Gobierno de la Generalitat, es el embrión de la "estructura de estado" que se encargaría de recaudar los impuestos en una eventual Cataluña independiente. Sin embargo, el Departamento de Economía y Hacienda nunca había exprimido todas sus competencias dentro del modelo autonómico y desde el despacho de Junqueras entendieron que consumar este recorrido era básico para poder después dar el salto a soñada la Hacienda propia. Comunidades como Canarias o Andalucía tienen, dentro de sus competencias, un modelo recaudatorio más avanzado que el catalán.

En esta ofensiva, Economía está realizando contrataciones, ha desarrollado programas informáticos y ha ido asumiendo cobros que antes delegaba en la Administración Estatal de la Agencia Tributaria (AEAT). Esta semana, por ejemplo, Hacienda e Interior llegaron a un acuerdo para gestionar las multas impagadas de tráfico del Servicio Catalán de Tráfico, unos 2.500 expedientes mensuales. Hasta ahora el cobro ejecutivo de estas infracciones lo hacía la AEAT, un servicio por el que la Generalitat pagana cuatro millones de euros. El trasvase de la responsabilidad hacia la ATC será progresivo y se culminará en septiembre.   

La Agencia catalana también ha comenzado con el cobro ejecutivo de sus propias deudas, también delegada a la AEAT hasta ahora. Esta competencia se ha ido desarrollando progresivamente, teniendo en cuenta la complejidad de las recaudaciones. Incorporar estas funciones en centros propios implicará a la Generalitat crear 227 nuevos puestos de trabajo