Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP vota con la oposición cientos de enmiendas a los Presupuestos

Junts pel Sí minimiza el gesto de los anticapitalistas al no afectar al gasto

Anna Gabriel, de la CUP, en una sesión de control en el Parlament.
Anna Gabriel, de la CUP, en una sesión de control en el Parlament. EL PAÍS

La CUP ha querido expresar hoy de forma contundente su profundo desagrado con el proyecto de ley Presupuestos y ha votado a favor de centenares de enmiendas tanto suyas como de la oposición. Los anticapitalistas acordaron el sábado en su consejo político votar a favor de las cuentas pero han querido escenificar de forma elocuente su oposición a un plan que solo aprueban porque estaba condicionado a la celebración del referéndum. Junts pel Sí se ha apresurado a aclarar que la incidencia en el proyecto es mínima porque su articulado obliga a ordenar el gasto y de dónde proceden los ingresos. Por ello, Roger Torrent, portavoz adjunto del grupo mayoritario de la Cámara, ha considerado que la estrategia de la CUP es un brindis al sol. Con todo, la Comisión de Economía del Parlament ha dado luz verde al pacto presupuestario entre los dos grupos independentistas a la espera de ser elevado al Pleno.

El impacto de la decisión de los anticapitalistas ha sorprendido enormemente en el resto de grupos de la oposición. En total, se habían presentado 2226 enmiendas al articulado del proyecto de las que el PSC firmó 1208. La socialista Alicia Romero ha cifrado en 786 las enmiendas que ha perdido Junts pel Sí y calculado en 802 las que ha logrado aprobado la oposición con el beneplácito -ya sea con el voto a favor o la abstención. de la CUP. El popular Santi Rodríguez ha elevado la cifra de las enmiendas perdidas por el grupo que sustenta al Ejecutivo en 1262. Los diputados han acabado de votar ahora las enmiendas a la Ley de Acompañamiento, que es la que recoge las tasas y los nuevos impuestos.

Se han introducido muchos cambios en el articulado pero muchos  son un brindis al sol", dice Roger Torrent, de Junts pel Sí

Torrent ha admitido que se habían introducido "muchos" cambios en el articulado, pero ha insistido en que se trataba en la mayoría de los casos de un "brindis al sol" sin efectividad práctica porque no se han aceptado enmiendas que alteraran partidas de gastos. Un ejemplo de ellas es la presentada por el PSC que insta al Ejecutivo, "dentro de sus posibilidades presupuestarias para 2017, debe garantizar las becas comedor como derecho subjetivo para que aquellos niños cuyas familias no pueden hacer frente al pago del comedor escolar la tengan garantizada cubriendo el 100 % de su coste en los casos que sea necesario". Por contra, el proyecto recoge el gasto  45 millones para la Renta Garantizada de Ciudadanía y 140 millones para contratar profesores.

Ese gasto se realizará gracias a la décima extra de déficit concedida a las autonomías este año (del 0,5 al 0,6 %), equivalente a más de 200 millones de euros, que se ha usado para financiar estos acuerdos con la CUP. Torrent ha recordado que el Fondo de Liquidez Autonómico, al que está acogida la Generalitat desde 2012, financia el déficit autorizado por el Estado. 

Romero y Joan Coscubiela, portavoz ecosocialista, han denunciado que el Gobierno fía al endeudamiento el cumplimiento de los nueve fondos inter departamentales pactados con la CUP, entre ellos el relacionado con la renta garantizada de ciudadanía. Una enmienda pactada por Junts pel Sí y la CUP vincula la creación de dichos fondos a "los ingresos procedentes de las operaciones de endeudamiento que se suscriban de acuerdo con la normativa estatal que regule los mecanismos adicionales de financiación". Para Romero, dicha enmienda es la prueba de que el acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP es "papel mojado", mientras que Coscubiela ha asegurado que el acuerdo está supeditado a la emisión de deuda, algo que "depende del ministro (Cristóbal) Montoro".