Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau subirá las tasas de las terrazas

El Gremio de Restauradores reclama barra libre en la nueva ordenanza

Una de las terrazas del centro de Barcelona.
Una de las terrazas del centro de Barcelona.

La controvertida ordenanza de terrazas de Barcelona es una de las grandes carpetas que tiene encima de la mesa el Gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. El ejecutivo trabaja para tener lista la nueva ordenanza antes de que comience la temporada de verano y ayer los restauradores pidieron flexibilizarla al máximo, con “trajes a medida” para cada local. En paralelo, el Consistorio quiere subir las tasas que pagan bares y restaurantes. Lo confirma el concejal de Arquitectura, Daniel Mòdol, que explica que la subida de impuestos debería aprobarse en las ordenanzas fiscales.

La idea del Consistorio es “reequilibrar” lo que ahora pagan los restauradores, que oscila entre 30 céntimos y algo más de un euro, en función de la zona. En la ciudad hay más de 4.000 licencias de terrazas y casi 80.000 sillas, que son una fuente muy importante de ingresos, de más de la mitad de la facturación para algunos locales. El director general del Gremio de Restauradores, Roger Pallarols, defiende que las tasas sean bajas “porque las autorizaciones son precarias, el Ayuntamiento las puede retirar, y además son por un año”, de forma que los propietarios tienen pocas garantías para invertir. Ante una eventual subida, recuerda que “la tasa es un coste que la Administración traslada al local por el uso del espacio público, y que debería justificar un aumento en el coste”.

En la pata urbanística, la ordenanza de terrazas que prepara el actual ejecutivo flexibilizará la del exalcalde Xavier Trias que aprobó en 2014 con el apoyo del PP. La norma tenía que entrar en vigor por fases, pero ha sido imposible aplicarla porque el propio sector se rebeló solo entrar al poder el ejecutivo de Colau. El Gremio asegura que si entrara en vigor afectaría a tres de cada cuatro establecimientos y supondría la pérdida de miles de empleos.

Caras conocidas

El Gremio presentó ayer durante un acto lleno de caras conocidas el Libro Blanco de las Terrazas, elaborado por una veintena de expertos, que pide prácticamente barra libre en la futura ordenanza: “Un traje a medida para cada terraza”; “que los 45 emblemáticos no tengan que supeditarse a la normativa y que no tengan que hacer lavabos adaptados a discapacitados”; “ampliar los plazos de vigencia de las licencias”; “que haya estufas en invierno”, o “que no se recorten los horarios de apertura”.

El Gremio exhibió su condición de lobby durante el acto, que se celebró en una de las salas grandes de El Born Centre Cultural y al que asistieron tres de los cuatro concejales del PSC: además de Mòdol, Jaume Collboni y Montserrat Ballarín. A la presentación acudieron también una veintena de expertos: la tertuliana Pilar Rahola, el diseñador Miguel Milá pasando por el economista Gonzalo Bernardos, la periodista Maria Favà y el comunicador Xavier Sardà. Además, contó con la presencia del expresidente de la Generalitat Artur Mas y el líder del PSC, Miquel Iceta. El presidente y el director del Gremio, Pere Chias, y Pallarols destacaron que el 82% de los barceloneses usan las terrazas. “A menudo, se habla de que las terrazas son privatización del espacio público, pero qué privatización más pública, la disfrutamos todos los barceloneses”, dijo Pallarols.

 

Más información