Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP plantea anular los conciertos de plazas en geriátricos

Los anticapitalistas esperan un “gesto” del ‘Govern’ con la renta garantizada

Una residencia de ancianos en Sant Feliu del Llobregat.
Una residencia de ancianos en Sant Feliu del Llobregat.

Aunque votó favorablemente a los Presupuestos del Departamento de Trabajo y Asuntos Sociales, a la CUP no le gusta el plan de concertación de 900 plazas de residencia de beneficiarios de la Ley de Dependencia con el que el Govern espera reducir la lista de espera. La diputada anticapitalista Gabriela Serra explicó ayer que su formación presentará una batería de enmiendas a las cuentas para revertir un modelo que considera “nocivo”. Entre ellas está volver públicas las plazas que actualmente están concertadas.

Dentro de las 110 enmiendas que prepara la CUP, tres tratarán específicamente sobre los conciertos de residencias, adelantó Serra. En primer lugar, pedirá al departamento que las plazas que actualmente están concertadas se vuelvan públicas; que los trabajadores de esos centros se conviertan en funcionarios y que la Generalitat destine dinero para construir más residencias públicas. La diputada afeó que por ejemplo Interior plantee sacar nuevas plazas para mossos pero no pueda haber más empleados para equipamientos sociales.

Serra, que en anteriores ocasiones ha calificado de “inaudito” el nivel de concertación de plazas en Cataluña (casi un tercio de las plazas que reciben dinero público son concertadas, unas 13.200), aceptó que las enmiendas son inasumibles en un corto plazo pero espera un “gesto” por parte del Govern que demuestre un interés por “cambiar el modelo”. La diputada fue enfática en la necesidad de poner en marcha la renta garantizada de ciudadanía (RGC).

Los anticapitalistas rechazaron ayer una enmienda propuesta por la comsión promotora de la Iniciativa de Legislación Popular de la RGC, que elevaba hasta 400 millones el dinero disponible para poner en marcha la prestación, 70 millones más de la propuesta actual del Gobierno. La CUP prefiere defender su propuesta.