Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigan la muerte de un bebé al que alumbró sola una menor

Los progenitores de la chica aseguran que desconocían su embarazo

La Guardia Civil está investigando la muerte de un bebé al que su madre, una chica de 16 años, dio a luz sin asistencia sanitaria en su domicilio familiar, en la localidad alicantina de Pilar de la Horadada. Según han informado hoy fuentes del Instituto Armado, la madre de la menor y su actual pareja, ambos de origen estonio, dieron ayer por la tarde la voz de alarma. Los progenitores han declarado a los agentes que desconocían que su hija estuviera embarazada pese a convivía con ellos en una vivienda situada en la urbanización Pinar de Campoverde.. Según el testimonio de los dos adultos, ellos descubrieron el cadáver este domingo por la tarde en el cuarto de baño, pero el parto se habría producido al parecer tres días antes sin asistencia médica.

El juzgado de guardia de esta demarcación ordenó a primera hora de la noche el levantamiento del cadáver y su traslado a dependencias del Institituto de Medicina Legal de Alicante para la práctica de la autopsia. Por su parte, la menor de edad fue evacuada a un hospital de Torrevieja para que ser sometida a una exploración médica. Los forenses deberán determinar ahora si el bebé nació ya muerto o murió después del parto. Los investigadores barajan la hipótesis de que el fallecimiento se produjo al no haberse cortado el cordón umbilical. Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil se ha hecho cargo de las pesquisas, según ha indicado la Comandancia de Alicante, aunque por el momento no se han producido detenciones.

Este es la segunda muerte de un recién nacido registrada en esta localidad de la comarca de la Vega Baja en menos de cuatro meses. A principios de octubre del pasado año, la Guardia Civil detuvo a la madre de otro bebé horas después de que fuera hallado muerto en un contenedor. Tanto la mujer como su marido ingresaron en prisión por orden de una juez de Orihuela como presuntos autores de un delito de asesinato.

Junto a ellos fueron arrestados otros dos individuos, de nacionalidad rumana como los anteriores, al existir indicios de que podían haber encubierto el crimen. El bebé, una niña de unos tres kilos de peso, fue asesinado presuntamente por sus padres y arrojado después a un contenedor de basuras situado en la calle Escultor Manuel Ribera Girona.

Un indigente que buscaba chatarra en la zona encontró a la niña ya fallecida y alertó a varios transeúntes. La Guardia Civil localizó horas más tarde y detuvo a los padres en la vivienda que compartían junto a sus dos compatriotas, ubicada a escasos 50 metros de donde se había producido el macabro hallazgo.

Más información