Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Groupalia va a la huelga indefinida por el impago de las nóminas

Los trabajadores denuncian que hay un “ERE encubierto” en la ‘web’ de descuentos

El próximo viernes los empleados de la empresa catalana de comercio electrónico Groupalia comenzarán una huelga, esta vez indefinida, para presionar el pago de las tres nóminas que aún están pendientes de ser cobradas. Desde CC OO, que controla el comité de empresa de la página web de descuentos, denuncian la puesta en marcha de un “Expediente de Regulación de Empleo (ERE) encubierto” por parte de los nuevos dueños de la empresa.

Los 25 trabajadores de Groupalia no han recibido los salarios correspondientes a noviembre, diciembre ni la paga extra de Navidad. Tampoco saben nada del pago de enero y aseguran que los retrasos son normales en la empresa, si bien aceptan que son conscientes de la mala situación económica de la compañía. Ya en diciembre, la plantilla hizo huelga para reclamar el abono de los sueldos, pero no hubo respuesta alguna por parte de la dirección.

El grupo Ofertix adquirió hace más de un año la empresa nacida en Barcelona en 2010 por unos nueve millones de euros. Anteriormente se había fusionado con la también catalana Offerum. Entre los accionistas originales de ambas sociedades estaban los fondos de capital riesgo Nauta Capital, Caixa Capital Risc (Groupalia); y Cabiedes y Bonsai (Offerum). El sector de las empresas de cupones pasa por un momento de concentraciones ante la fatiga del modelo de negocio.

El responsable de Acción Sindical de Servicios de CCOO de Cataluña, Sergio Calahorro, asegura que desde entonces ha comenzado un “ERE encubierto”, puesto que solo en nueve meses se han perdido dos tercios de la plantilla, la gran mayoría por bajas incentivadas.

Traslado forzoso

Los empleados dicen que desde la adquisición de la web de descuentos, los nuevos dueños han comenzado un proceso de deslocalización de los trabajadores. Aseguran que se ha cambiado el centro de trabajo a Abrera y Vilanova i la Geltrú sin causa justificada desde el lugar original de Sant Just Desvern (Barcelona). A la falta del salario, añaden, se suma el hecho de tener que pagar por hacer trayectos más largos para llegar al puesto de trabajo y lo consideran un traslado forzoso.

“El comité ve que la situación no tiene perspectivas de solucionarse y convoca la huelga indefinida para exigir sus salarios y derechos, en lugar de dar facilidades al empresario, que espera que la asfixia y el cansancio lleve a sus trabajadores a irse”, asegura el comité de empresa en un comunicado.

Ya en diciembre, el comité de empresa ha presentado varias denuncias ante la Inspección Laboral y al Tribunal Laboral de Cataluña, aún sin resolver.