Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las nuevas restricciones acercan a la CUP al plan de hoteles de Colau

ERC mantiene su no al Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos. CiU y PP lo rechazan

La cuarta teniente de alcaldesa de Barcelona, Janet Sanz, durante la entrevista.
La cuarta teniente de alcaldesa de Barcelona, Janet Sanz, durante la entrevista.

Más barrios sin nuevos hoteles, más apoyos... y más rechazos. El anuncio de la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, de que el futuro plan de hoteles ampliará la restricción de abrir nuevos hoteles a los barrios del Poblenou, Hostafrancs y Sant Antoni ha provocado un cambio de actitud en la CUP. ERC lo celebra pero mantiene su no al PEUAT (Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos). Y CiU, PP y Ciutadans rechazan más restricciones.

Si el martes la CUP negaba su apoyo al futuro plan y pedía ampliar las zonas de decrecimiento; ayer el grupo municipal mantuvo su rechazo al plan, pero afirmó que ha decidido facilitar su aprobación. No votarán sí; se abstendrán.

“PEUAT o barbarie”

“El PEUAT es del todo insuficiente, la decisión de qué hacer la hemos tenido que tomar en el contexto de PEUAT o barbarie: o se aprueba o el 15 de marzo [cuando se levanta la moratoria de nuevos establecimientos vigente en Gràcia] tenemos una situación de barra libre”.

A ERC, por su parte no le basta con las nuevas restricciones. Sigue exigiendo una consulta ciudadana sobre si el Ayuntamiento debe pagar más de 100 millones de euros para parar tres proyectos que los vecinos rechazan: los hoteles del Rec Comtal (a punto de terminar), Drassanes y el macro albergue en la Vila Olímpica. La concejal Janet Sanz dijo el miércoles que ni hablar.

Ayer también tanto el principal grupo de la oposición, CiU, como el PP reiteraron su rechazo al PEUAT, aunque están de acuerdo en regular la expansión hotelera. Jordi Martí, de CiU, criticó la insuficiente “solidez jurídica”, rechazó el “decrecimiento como concepto” y afirmó que su grupo no se pronunciará hasta ver qué incorpora el texto definitivo.

Por parte del PP, su jefe de filas, Aberto Fernández, pidió “sentido común” para no dañar el turismo en Barcelona y consideró que las “restricciones” deben ser “la excepción y no la norma”, informa Anton Rosa. Tanto CiU como PP lamentaron también que no se optara por una modificación del Plan General Metropolitano (PGM) para regular los hoteles.

Más información