Violines que fueron basura

La Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, nacida en un barrio marginal de Paraguay, actuará en el Real

Miembros de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura.
Miembros de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura.

"La primera vez que lo vi me parecía raro: ¿cómo se puede hacer un violín con un tenedor?", se preguntaba uno de los jóvenes intérpretes de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura. "Con esto haréis música", les dijeron. Y así fue. Todos esos extraños instrumentos estaban hechos con basura: guitarras-lata, trompetas-tubería, violines-tenedor... La orquesta no sospechaba que con ellos llenarían auditorios y que serían ovacionados. Tampoco que tocarían junto al violinista Ara Malikian, con Raphael, o que actuarían de teloneros de la mítica banda Metallica.

La formación de jóvenes concertistas -que de la mano de Ecoembes y con EL PAÍS como medio colaborador ofrecerá dos conciertos en España (el 2 y el 4 de enero en el Kursaal de San Sebastián y el Teatro Real de Madrid)- nació hace 10 años en un barrio marginal de Asunción (Paraguay). Fue en Cateura, un asentamiento construido en medio de un vertedero, donde comenzó el trabajo de Favio Chávez, director y fundador de la agrupación. Chávez se dirigió a los niños que recogían desechos en el basurero y puso en sus manos instrumentos fabricados a partir de esa misma basura. Después, ellos aprendieron a manejarlos, estudiaron música y, tras unos cuantos ensayos, desarrollaron la sensibilidad coreográfica imprescindible para encajar como conjunto. "El mundo nos da basura y nosotros le devolvemos música", resume Chávez el espíritu del proyecto.

En estos conciertos, los intérpretes de Cateura estarán acompañados por los niños de La Música del Reciclaje, proyecto impulsado por Ecoembes que replica al original y en el que participan jóvenes en riesgo de exclusión social del colegio público madrileño Manuel Núñez de Arenas y la residencia materno-infantil Villa Paz. "Es una iniciativa de enseñanza musical y de valores", afirma Víctor Gil, director de La Música del Reciclaje, en el documental La segunda oportunidad , que relata su historia. "En cuanto ven que el proyecto es serio, que vas allí todas las semanas y que pase lo que pase estás trabajando con ellos, los niños se vuelcan".

La recaudación de ambos eventos irá a los padres de los niños intérpretes de Cateura y se destinará a su formación escolar y a la mejora de sus condiciones de vida. Con lo recaudado en los conciertos del año pasado se financió la construcción de cuatro casas para cuatro familias de los niños músicos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS