Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont promete para 2017 un referéndum “legal y vinculante”

El 'president' reitera que mantiene la "mano tendida' y critica la falta del diálogo del Gobierno

Discurso del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Carles Puigdemont reiteró este viernes en su mensaje institucional de fin de año que en 2017 se celebrará un referéndum sobre el futuro político de Cataluña que será “legal y vinculante”. El president precisó que la consulta se convocará “de acuerdo con el mandato” de las leyes, sin precisar si serían las catalanas o las de ámbito español, y que será vinculante porque “el Govern y el Parlament deberán aplicar su resultado sin dilaciones ni excusas”.

El presidente de la Generalitat recordó en su discurso que cuando llegó al cargo hace poco menos de un año aseguró que el objetivo de la legislatura era conducir Cataluña “de la postautonomía a la preindependencia” y añadió que está cumpliendo “fielmente este mandato surgido de las elecciones del 27 de septiembre de 2015”, tras las que se produjo un acuerdo parlamentario entre Junts pel Sí y la CUP para lograr la secesión.

“Se espera que un gobierno cumpla con su compromiso”, aseguró Puigdemont, que viene prometiendo desde hace meses la celebración del referéndum, sea pactado con el Estado o, en caso contrario, convocado de manera unilateral. En el mensaje institucional volvió a insistir en esa promesa y aprovechó para criticar la falta de respuesta del Gobierno del PP a la demanda del independentismo de negociar la consulta.

Así, el líder catalán explicó que su gobierno “ha hecho del diálogo su instrumento para trabajar desde el primer día, tanto con la oposición en el Parlament como con el Gobierno del Estado”. Añadió que Junts pel Sí, la coalición que gobierna la Generalitat, “ha sabido tejer consensos amplios en Cataluña alrededor del referéndum”, como se demostró en la cumbre celebrada el pasado día 23, pero lamentó que “todavía no hemos recibido una respuesta a la mano tendida para pactarlo desde el Gobierno español”.

Puigdemont recordó que viene ofreciendo ese consenso desde hace meses, como se vio en el debate sobre la cuestión de confianza al que sometió en el Parlament a finales de septiembre y en una conferencia de prensa posterior que impartió en Madrid, sin que se haya producido ninguna reacción de Mariano Rajoy. Por ello, insistió en que mantendrá la mano tendida, “pero desde el compromiso y la fidelidad a nuestros principios”.

El presidente catalán insistía de esa manera en la frase acuñada hace unos meses de “referéndum o referéndum”, para referirse a su compromiso de convocar unilateralmente la consulta si no se produce el más que improbable pacto con el Estado. Por eso aseguró en su discurso que “el año que viene será clave para el futuro de este país, para que los catalanes y las catalanas decidiremos libremente nuestro futuro en un referéndum legal y vinculante”.

Antes de abordar el referéndum, Puigdemont quiso dotar a su discurso de un talante social e insistió en que “las personas, piensen lo que piensen, sean de donde sean, son el centro de nuestra acción de gobierno”.

“Son tiempos de decisiones y este año trabajaremos con este objetivo, manteniendo la cohesión social que siempre ha caracterizado a Cataluña”, afirmó. “Estamos a punto y lo demostraremos”, añadió Puigdemont.

El PSC: “Olvida a la mitad de los catalanes"

La portavoz del PSC en el Parlament, Eva Granados, aseguró que Puigdemont “realizó un discurso más del proceso” y “olvidó a la mitad de la población que sufre la crisis económica”.

Joan Giner, de Catalunya sí Que es Pot criticó también que el president elogie la acción social de su Gobierno cuando los Presupuestos no prevén una reforma fiscal ni la renta mínima.

Más información