Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ópera a medias

Aire fresco en el paisaje lírico catalán, tan poco propenso a propuestas contemporáneas

Una escena de la ópera "disPLACE" en el Arts Santa Mònica.
Una escena de la ópera "disPLACE" en el Arts Santa Mònica.

El estreno barcelonés de disPLACE, ópera de cámara compuesta a medias por Raquel García-Tomás y Joan Magrané, con libreto de Helena Tornero, supone una bocanada de aire fresco en el paisaje operístico catalán, tan poco propenso a la ópera contemporánea. El montaje, que el miércoles congregó en el Arts Santa Mònica a un público ávido de nuevas experiencias líricas, es una coproducción de Òpera de Butxaca i Nova Creació y el festival Musiktheatertage Wien, que lo estrenó en 2015. Y es un éxito, fruto de la inspiración y complicidad de dos músicos que, sin perder su identidad, dan unidad a la nueva ópera.

Funciona bien disPLACE; las diferentes técnicas y estéticas de García-Tomás y Magrané —valores emergentes de la cantera musical catalana con creciente presencia internacional— se complementan dando sentido musical a un texto de Helena Tornero que habla de la crisis económica y la gentrifricación, de los desahucios y los sueños rotos, a través de dos historias separadas en el tiempo, pero conectados por un espacio común, un piso en el centro de Barcelona en el que vemos a dos parejas, la que vivía antes del boom turístico y la que padece sus consecuencias.

Joan Magrané hace suya la primera historia y, con un lenguaje musical cada vez más natural y comunicativo, perfila un mundo sonoro de misterioso lirismo. Hay símbolos musicales que funcionan como materiales sonoros que tejen curiosos lazos con la segunda partitura, en la que Raquel García-Tomás despliega con delicadeza expresiva un uso del espacio y un tratamiento de la voz muy imaginativo.

disPLACE

Ópera de cámara de Raquel García-Tomás y Joan Magrané. Libreto: Helena Tornero. Elena Copons, soprano. Sébastien Soules, barítono. Director de escena: Peter Pawlik. Dirección musical: Vinicius Kattah.

Producción Òpera de Butxaca i Nova Creació y Festival Musiktheatertage Wien.

Arts Santa Mònica.

Barcelona, 21 de diciembre.

La escritura para cuerdas refleja las distintas personalidades, con más sencillez y sentido cantabile en el caso de Magrané y una muy seductora ampliación del relato musical a través de la electroacústica en el caso de García-Tomàs, que explora situaciones más dramáticas. El salto cualitativo y el mayor dominio de la técnica de ambos compositores, que ya colaboraron juntos en Dido reloaded, reafirma la personalidad de dos jóvenes creadores.

Una de las bazas del éxito de la propuesta es la actuación de la soprano Elena Copons, con una voz de ricos colores que sabe usar con matices e inflexiones dramáticas que dan entidad operística a la trama. Su trabajo es sumamente convincente; a su lado, cumple con menor carisma vocal el barítono Sébastien Soules. También funciona bien el sencillo espacio escénico, la iluminación y la dirección de actores de Peter Pawlik, más bien ajustada en la primera historia que en la segunda, donde el exceso de sentimentalismo desemboca en un final tan dramático que, a su lado, el final de La bohème parece sobrio.

Deja buen sabor de boca este estreno en España de disPLACE, obra que podrá verse en Madrid del 17 al 19 del próximo mes de febrero en los Teatros del Canal, en el marco de la temporada del Teatro Real de Madrid. Que el Liceo no participe en este tipo de proyectos es algo que merecería una explicación pública y convincente por parte de los responsables del coliseo barcelonés.