Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Miró estrecha lazos entre pasado y presente

La influencia del arte sumerio en las vanguardias y el impacto de la película de Fischli & Weiss, ejes de la próxima temporada

El libro 'À toute épreuve', un proyecto de Miró y Paul Éluard.
El libro 'À toute épreuve', un proyecto de Miró y Paul Éluard.

En Son Boter, el estudio mallorquín de Joan Miró, aun cuelga una imagen de arte sumerio, prueba de la admiración del artista por el antiguo pueblo mesopotámico que cautivó muchos creadores de la época como Giacometti, Moore y De Kooning. Lo demuestra Sumer y el paradigma moderno, la principal apuesta expositiva de la Fundación Miró para 2017, que investiga el legado sumerio en la obra de los más destacados artistas de la vanguardia. “Junto con la tumba de Tutankamon, las ruinas de Mesopotamia constituyen el mayor hito de la arqueología a principio del siglo XX y su influencia ha sido incluso más profunda”, indica Rosa María Malet, directora de la Fundación Miró, subrayando que el aprecio de los artistas fue clave para otorgar a los objetos sumerios el estatus de obras de arte. La muestra, comisariada por Pedro Azara con la colaboración de la Fundación BBVA, cerrará en otoño una temporada que explora los lazos entre pasado y presente en diversas épocas y formatos.

Antes de abordar la fascinación de las vanguardias por una civilización que se desarrolló entre IV y III milenio antes de Cristo, la Miró analizará la importancia para el arte actual de The way things do, el legendario vídeo creado por Peter Fischli y David Weiss en 1987. Lo hará a través de instalaciones, vídeos y obras digitales creadas expresamente por Cécil Evans, Daniel Jacoby y Serafín Álvarez, coetáneos de la obra que forma parte de la colección permanente del Moma de Nueva York. La película, que explora la física de los objetos mediante una cadena de elementos relacionados por reacciones de causa y efecto, alcanzó tal influencia, que incluso la publicidad se la apropió, pese a que el dúo de creadores suizos se negara a utilizarla en ámbito comercial como demuestra el pleito con Honda.

La temporada, que arrancará en febrero con Autogestión, un recorrido del artista y comisario Antonio Ortega por las prácticas do it yourself desde los años 60 a hoy, se completa con “una pequeña gran muestra” dedicada a À toute épreuve, el libro de bibliófilo que Miró y el poeta Paul Éluard elaboraron durante diez años. La Fundación, que conserva el mismo presupuesto de 8.500.000 euros de este año, refuerza el programa educativo con visitas experimentales y nuevas propuestas. Pese al éxito del nuevo recorrido, que ha resituado la colección permanente en las salas que Miró y el arquitecto Sert crearon para ella, el año se cierra con una disminución de visitantes, algo más de 430.000.